La particular historia del abogado y periodista que arbitrará a la Roja con Bolivia

Ricardo Marques Ribeiro es calificado como el mejor juez de Brasil, pero tras sus polémicos cobros esconde una historia marcada por su paso por las aulas.

Por

El Gráfico Chile El mundo del fútbol tiene sus características particulares, donde la cancha tiene protagonismo absoluto y sus actores dedican su vida para que el espectáculo que más divierte en el mundo salga como los fanáticos sueñan. Sin embargo, hay una serie de excepciones que mezclan los 90 minutos con el mundo académico y ese es el caso del árbitro Ricardo Marques Ribeiro, encargado de dirigir el partido de Chile y Bolivia por la octava fecha de la s Clasificatorias rumbo a Rusia 2018. El brasileño de 37 años, ha destacado en el referato de sus país ganándose el premio al mejor “pito” del año pasado, por sus actuaciones en el Brasileirao y en las copas internacionales de la Conmebol, sin embargo, cuando decida retirse de la actividad tiene planes que van más allá de la jubilación. Mientras despuntaba como un promisorio árbitro con tan sólo 19 años, Marques fue a a la universidad donde se transformó en Periodista. Pero no le bastó con ese título, alargó su estadía en las aulas y sacó el diploma de abogado, para impartir justicia tanto afuera como adentro de la cancha. Árbitro FIFA desde el 2009 el oriundo de Belo Horizonte compatibilizó tan bien sus estudios con el oficio de los fin de semanas, que su carrera se proyectó rápidamente: en 2004 debutó en primera, sumando casi 200 partidos en la seria A brasileña hasta el día de hoy, con una final de Copa Sudamericana como uno de sus hitos más recientes. Conocido en Chile por sus actuaciones en los partidos Sub 20, nunca dirigió a la Roja. Para su estreno en el estadio Monumental presenta una particular estadística este año, con sólo cinco tarjetas rojas mostradas en 28 partidos y solo una cómo tarjeta roja directa. GRAF/JR  

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo