La noche negra de Mati Fernández en su vuelta a la Roja

El nuevo jugador del Milan se puso la camiseta de la selección tras otra larga lesión que lo privó de jugar la Copa América. Esta vez estuvo sólo 10" en cancha y se retiró entre lágrimas.

Por

Por Diego Espinoza Ch. La gente lo pedía en el estadio Monumental y en las redes sociales, presagiando un juego directo de Matías Fernández para cambiar el destino del partido entre Chile y Bolivia, que mantenía el 0 en el marcador. Juan Antonio Pizzi hizo oído de la petición y le dio la oportunidad en el minuto 53, cuando el nuevo jugador del AC Milan ingresó ante una ovación del público, que soñaba con que el “14” reviviera sus actuaciones en la cancha donde se hizo famoso jugando por Colo Colo. El volante entró por Rodrigo Millar y desde que ingresó marcó la diferencia con un buen pase para Eugenio Mena, que el lateral terminó con un débil centro ante la molestia de los delanteros que esperaban para liquidar. Había movilidad y visión, sin embargo, a 10 minutos de su ingreso Fernández sintió una molestia moscular y pidió el cambio a la banca, antes de retirarse entre lágrimas. Pizzi lo consoló en la salida, preocupado porque uno de los más experimentados vuelve a quedar afuera de un partido por un problema físico, tal como ocurrió antes de la Copa América Centenario. La caminata en su salida fue un calvario y ya en el banco recibió el consuelo de sus compañeros que estaban preparandose para ingresar, Nicolás Castillo y Mauricio Pinilla, al principio y después por sus otros compañeros hasta el final del partido. GRAF/JR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo