Columna de la UC: Independencia azul y blanco, otra vez

A un costado de la Plaza Chacabuco se encuentra el último trozo de la historia popular de Universidad Católica. Hoy, aquel hito conmemorativo, está en abandono.

Por

Por Pablo Sánchez – @pablomscMedio partidario Frecuencia Cruzada Twitter: @FrecCruzadaFacebook.com/FrecuenciaCruzadaSoundcloud.com/FrecuenciaCruzadaIssuu.com/FrecuenciaCruzada El pasado sábado 10 de septiembre, un grupo de hinchas de Universidad Católica se juntó en el terreno del ex Estadio Independencia, ubicado a un costado de la Plaza Chacabuco, a dos cuadras de Santa Laura. La idea de la actividad –acordada en el marco de la Asamblea de Hinchas UC– era rememorar la historia del club en dicha comuna, atendiendo a la información de que existirían planes de mover una piedra conmemorativa ubicada en el lugar, último vestigio del ex estadio, a San Carlos de Apoquindo. Más allá de que la piedra sea removida o no, el fin último de reunirnos ante este pequeño trozo de la historia cruzada era precisamente hacer un homenaje al espíritu popular que alguna vez tuvo el club y que, de hecho, corresponde a los orígenes del mismo. Universidad Católica, sí, pero de un catolicismo mucho más cercano a la Rerum Novarum y a la teología de la liberación. En el marco de esa atmósfera casi nostálgica asistimos al complejo, hoy un condominio de edificios propiedad de Carabineros de Chile, con dos ramos de flores azules y blancas. El acceso a la piedra conmemorativa se encuentra en plena Avenida Independencia, en la primera entrada del condominio que está detrás de una estación de servicio. Al llegar, el guardia se mostró extrañado (no muchas personas suelen ir, al parecer) pero solo nos pidió dejar limpio una vez nos fuéramos. La piedra está justo detrás de la caseta del guardia, y pocos habitantes del condominio saben su historia y qué significa. Tiene un par de rayados, aunque se nota que ha sido pintada, quizás por algún integrante del comité de vecinos. Más allá de cuestiones estéticas, es conmovedor y al mismo tiempo triste saber que la Católica extravió el sentido de pertenencia en un barrio que otrora fue completamente azul y blanco. En palabras del guardia, si bien hay gente de la UC, hoy por razones lógicas muchos son de Unión Española. Así de abandonado se encuentra el terreno donde la UC levantó su primera copa (para posteriormente campeonar tres veces más), donde para hacer club no había que subir a la cota mil de la ciudad o pagar cantidades onerosas de dinero para acceder a un “club house” o a un par de descuentos en un club de rafting. Esto también es una autocrítica para nosotros los hinchas: si la Fundación o la concesionaria quieren desterrar el pasado popular del club, no les puede ser tan fácil. Hay que pelear por rescatar la historia y valorizar la memoria, y gestos como el del sábado reafirman eso. Organizándonos en éstas actividades honramos precisamente aquello que nos quieren quitar. En palabras del mismo guardia: “Espero que no se lleven la piedra… pero no pueden tenerla botada tampoco!”. Me quedo con eso, con la felicidad de ver parte de la historia del club, pero también con la responsabilidad que hoy más que nunca debemos asumir. La fecha conmemorada en la piedra es el día 12 de octubre de 1945: linda coincidencia, mismo día en que 57 años después Cristián Álvarez le taparía un penal a la U. Hagamos de ese día una instancia de reunión, de nostalgia y reflexión, y también de organizarnos para pensar un club distinto. GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo