Castillo lideró los cánticos con la barra, hizo volar a Miguelito y puso el reggaetón en el camarín

El goleador cruzado fue protagonista del nuevo triunfo cruzado sobre la U, tanto por sus acciones dentro como fuera de la cancha. Se fue del Ester Roa sin hacer declaraciones.

Por

Por Pablo Serey Correa Tras renovar con Universidad Católica, Nicolás Castillo destacó que podría sacarse la espinita de jugar clásicos, ya que durante el primer semestre de 2016 no lo pudo hacer ni ante la U ni ante Colo Colo. Y en lo que va de segunda mitad de año, el oriundo de Renca ha jugado ya dos veces contra los azules y en las dos ha sido protagonista, pero sobre todo en la segunda. El seleccionado nacional tuvo acciones, tanto dentro como fuera de la cancha, que lo convirtieron en actor principal de la jornada en la que la UC se quedó con el título de la Supercopa 2016 en el Ester Roa de Concepción. En lo netamente futbolístico, el Nico aportó con la apertura de la cuenta y con un par de intentos más a portería, además de colaborar con otros aspectos del juego. Pero más allá de lo estrictamente deportivo, el campeón de la Copa América Centenario con la Roja demostró que es un personaje que reluce su fanatismo por la UC justamente en instancias como los clásicos. Así lo dejó en claro el miércoles, cuando el plantel cruzado llegó a Concepción y tuvo un particular gesto al taparle con su mano derecha el escudo de la U que un niño que le pidió una fotografía lucía en su camiseta. Pero tras el pitazo final de Jorge Osorio, el que desató el festejo franjeado, Castillo hizo estallar su devoción por los colores de la UC. Fue el primero en acercarse a la barra cruzada que se instaló en la galería hacia la avenida General Bonilla del estadio Ester Roa Rebolledo y junto a su socio Christian Bravo animaron los cánticos del plantel hacia la fanaticada. “Un minuto de silencio” y “Esta es la barra brava de los cruzados”, fueron algunos de los cánticos que el autor del primer tanto del triunfo 2-1 de Católica sobre la U en Collao entonó con euforia desde la pista atlética, en dirección hacia los hinchas ubicados en el sector norte del remozado recinto penquista. Como si lo anterior fuera poco para demostrar su alegría desatada, el atacante formado en San Carlos de Apoquindo se aprovechó que entremedio de los festejos en cancha estaba el actor Hans Christian Malpartida, el popular Miguelito, quien es un reconocido fanático de la UC. El Nico lo tomó en brazos y lo lanzó en el aire un par de veces. Ya en camarines, y siempre acompañado de su amigo Plancha Bravo, el 30 de la Franja continuó siendo la cabeza de las celebraciones del plantel cruzado. Eso sí, en los vestuarios cambió los cánticos de barra por cumbias y varias pistas de reggaetón. De hecho, el Nico se retiró del estadio con un vistoso parlante y con un reggaetón a todo volumen, mientras los habituales frente a los medios como José Pedro Fuenzalida o Cristopher Toselli hacían declaraciones ante los micrófonos. El protagonista de esta nota, optó por irse sin emitir declaraciones.   Así comenzó el festejo del plantel de la UC con la hinchada en el Ester Roa #Supercopa #LosCruzados @ElGraficoChile pic.twitter.com/tnP3VIyyXR — Pablo Serey (@sereycorrea) September 16, 2016 El afectuoso abrazo entre Christian Bravo y Nicolás Castillo en la UC #Supercopa #LosCruzados @ElGraficoChile pic.twitter.com/J8LnJU4pN6 — Pablo Serey (@sereycorrea) September 16, 2016 GRAF/JR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo