El hijo del todopoderoso Grondona confesó sus razones para recalar en La Calera

Humberto, hijo ex presidente del fútbol argentino, ya trabaja a cargo del elenco cementero, el que marcha en la parte baja de la tabla de la Primera B.

Por

El Gráfico Chile Unión La Calera sorprendió hace algunos días al anunciar a Humberto Grondona como su nuevo DT, pues más allá de tratarse de un entrenador que tiene ciertas cosas interesantes en su currículo, se trata de todo un personaje del fútbol argentino, partiendo por el hecho de ser hijo del extinto Julio Grondona, otrora todopoderoso de la AFA. Con pasado como técnico en clubes como Racing Club e Independiente, además de las selecciones Sub 17 y Sub 20 de Argentina, lo que se suma a su trabajo como polémico panelista del programa “Fútbol Total” de la cadena internacional DirecTV, “Humbertito”, como le llaman al otro lado de la cordillera, viene a nuestas canchas en busca de un nuevo desafío. ¿Por qué La Calera? “Mi señora que es mendocina, venía todos sus veraneos a Reñaca, Zapallar, Maitencillo, Concón; yo venía cuando estábamos de novios. Además, tengo gente conocida en Chile, amigos, y siempre como que me gustó la idea de venir a trabajar a Chile”, confesó el propio Grondona en declaraciones que reproduce La Estrella de Valparaíso. Ya trabajando a cargo del conjunto cementero, pero sin instalarse definitivamente en alguna ciudad, el hijo del ex vicepresidente de la FIFA aún no decide si vive en La Calera o en otra urbe cercana. “Ya veré, veré, alternaré, me quiero concentrar, porque este equipo no estaba concentrando, y te reitero que yo pregunto todo y al llegar acá pregunté, ¿Calera tiene estadio, por qué no se juega ahí? Porque hay conflicto me dijeron, en fin, pero si se puede hay que jugar en La Calera. Yo dirigí a Talleres de Córdoba y jugábamos en Córdoba”, sostuvo. En cuanto a la realidad de su trabajo en el club de la Quinta Región, el trasandino dejó en claro que “yo no soy de exigir porque conozco las tres facetas. Viví lo que es el conocimiento de ser dirigente, el sufrimiento y lo que le cuesta al dirigente, por lo menos, lo que le costó a mi padre y sus amigos fundar un club (Arsenal de Sarandí), poner plata y seguir”. “Conozco la parte del jugador, porque si bien no jugué profesionalmente, sí jugué aunque no en Primera; y después conozco la parte del entrenador, así que trato de ser equilibrado, y si tengo que pedir algo, pedir lo correcto para el bien del equipo y no para el bien mío, soy una persona muy tranquila en ese aspecto”, continuó. Y en base a lo anterior, el nuevo entrenador calerano habló de su filosofía para comandar a un equipo de fútbol. “Nosotros (los técnicos) decimos que trabajamos, pero en realidad la que trabaja es otra gente, el pintor, el que va a la fábrica, el que se levanta a las seis de la mañana, nuestra profesión no es un trabajo, es un placer. Hay colegas que dicen, dejaré de trabajar porque si no, me enfermo; al contrario, yo si no dirijo, me enfermo”, argumentó. GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo