Autor del libro de Guede reveló cábala que realizó en San Lorenzo y que no funcionó en Colo Colo

El periodista Matías Navarro escribió "Respirar fútbol, conceptos de un inconformista", basado en las tácticas y estrategias del actual DT de Colo Colo, quien contó detalles del argentino.

Por

Por Pedro Marín Roldán “Respirar fútbol, conceptos de un inconformista” es el nombre del libro del escritor argentino Matías Navarro que cuenta 202 páginas y que fue inspirado en el actual entrenador de Colo Colo, Pablo Guede. El autor de la obra donde se pueden encontrar los conceptos y obsesión del técnico argentino por el trabajo y la táctica, conversó con El Gráfico Chile y reveló una cábala que Guede realizó en San Lorenzo de Almagro para salir de una crisis muy similar que atraviesa en Colo Colo, la cual si le funcionó. ¿Qué te inspiró en escribir un libro basado en Pablo Guede? – Me enamoró en Nueva Chicago en la B Metropolitana. Acá se suele decir que en el ascenso no se puede jugar bien al fútbol y ese equipo fue una grata excepción y terminó ganando el campeonato de punta a punta desde que asumió y ascendiendo a la B Nacional. En Palestino me gustó mucho la osadía de ir a jugar a La Bombonera y después en San Lorenzo me cautivó la parte táctica, que es mi pasión. El fútbol argentino no lo conocía bien a él y me pareció que era una buena manera para interiorizarme de la manera en como trabaja un cuerpo técnico. ¿Cuánto tiempo te llevó la investigación para escribir el libro? – El libro lo comencé en febrero y a las tres semanas hablé con Guede para ver que le parecía y lo finalice en julio. Vi todos los partidos posibles de San Lorenzo, Palestino y Nueva Chicago y tarde cinco meses en escribirlo. ¿Qué fue lo que más te sorprendió de Guede? – La forma de trabajar y la obsesión que tiene con el fútbol. La primera entrevista que tuve con él lo lleve por un lado más personal para entender su personalidad, pero en todo momento quería discutir de fútbol y estrategia y eso me dio una razón para escribir el libro, ya que encontré una persona que sólo piensa en fútbol. ¿Te pudiste juntar con Pablo para plantearle la idea? Y si es así, ¿qué le pareció? – Me junté con él y le gustó la idea de poder contar sus ideas y pensamientos. Después entre tres y cuatro meses tuvimos varias charlas donde analizamos partidos juntos o le iba haciendo consultas por ciertos movimientos de jugadas y en el libro aparece desmenuzado todo lo que hace Guede. Estás al tanto del momento que vive en Colo Colo donde es cuestionado ¿Te parece que es una buena medida cortar por el hilo más delgado que es el despido o crees, qué lo deben esperar? – Soy un convencido de los proyectos a largo plazo y si Colo Colo tuvo el convencimiento para contratar a Guede, no por una serie de malos resultados donde fueron algunos injustos deban despedirlo. Además, teniendo en cuenta los antecedentes en Chicago y Palestino, es un técnico donde necesita que los jugadores entiendan su idea de trabajo. Me parece que tiene menos puntos de los que merece y estoy convencido de que podrá sacar buenos resultados. En su etapa en Palestino, el portero Felipe Núñez expresó que no trabajaba con esquizofrénicos y de San Lorenzo se fue peleado por la renovación del Pichi Mercier ¿Pudiste conocer en profundidad a Pablo en su personalidad y forma de ser? – Leí a Felipe Núñez, pero no puedo opinar de ese caso. Sobre Mercier, terminó siendo conflictiva la salida por las razones en las cuales se dieron. Pero me parece que arrancó todo con una decisión futbolística y los dirigentes no apoyaron al entrenador por preferir al ídolo. Sobre el manejo de grupo de Guede en gran parte del libro se habla de eso y es un entrenador que está convencido de lo que quiera, pese a que no le salga lo que quiere. Te enteraste que en Colo Colo mandó a plantar rudas en la salida de la cancha y roceó el camarín con Vinagre para espantar los males ¿En San Lorenzo, realizó algo similar? – Las cábalas es algo que tienen todos los jugadores o entrenadores y sobre sale más si es algo explícito. En San Lorenzo al llevar una racha de ocho partidos sin ganar (seis empates y dos derrotas) cambió el banco de suplentes al igual como lo hizo en Colo Colo y créase o no, terminó ganando ocho partidos seguidos. Personalmente, no soy muy creyente de esas cosas, pero es algo que es parte del fútbol. Si habría ganado, se habría dicho que era parte de eso, pero como empató, quedó más expuesto. GRAF/PMR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo