¿Por qué Mathías Riquero es tan respetado por los árbitros en Uruguay?

El experimentado mediocampista charrúa de Iquique, quien por estos días se ve envuelto en un lío con el juez Roberto Tobar, es conocido como el "Honesto" en su país.

Por

El Gráfico Chile A sus 34 años, la vida le presentó un nuevo episodio especial con el arbitraje al experimentado futbolista Mathías Riquero. Por estos días, el uruguayo se ha visto envuelto en la polémica tras denunciar al juez Roberto Tobar de invitarlo a pelear durante el partido en el que su equipo, Deportes Iquique, sucumbió 3-1 como visita ante Unión Española. Pero cuando tenía 27 años, el blondo volante vivió otro capítulo muy particular con un juez, sin embargo aquel fue muy distinto a lo que le sucedió con el referí del reciente lance válido por la séptima fecha del Apertura 2016-2017. Lo que le pasó al charrúa en dicha ocasión lo llevó a ganarse el respeto del arbitraje en su país y el apodo de “Honesto”. El 1 de noviembre de 2009, defendiendo los colores del Liverpool, el actual referente de los Dragones Celestes actuó como titular en un crucial duelo como visita frente al modesto Central Español. Una victoria dejaba punteros del campeonato uruguayo a los negriazules, pero sólo consiguieron una igualdad sin goles. Pero la historia de aquel partido pudo cambiar. En el minuto 90, Riquero remató con potencia en el área y el balón ingresó al rectángulo tras la línea de gol, pero a través de la parte lateral de la red. El juez de línea Álvaro Díaz apuntó con su banderín hacia la mitad del campo en señal de gol y el árbitro principal, Freddy De Seja, validó la determinación de su asistente. Los reclamos del equipo perjudicado no se hicieron esperar y fueron encabezados por el arquero Damián Frascarelli, quien entre 2014 y 2015 compartió camarín con Riquero en Ñublense. Las crónicas de los medios locales apuntaron que las protestas duraron cerca de seis minutos, tras lo que se decidió no validar el gol. Ahí la actitud de hoy jugador del puntero del Torneo de Apertura nacional fue fundamental. Si bien al principio celebró, después tomó cautela, sobre todo cuando se tomó la determinación final, cuando optó por acatar la decisión, reconociendo así que su anotación no fue válida. “Me alegró que el árbitro no lo validara. Por él y por los jugadores de Central. Yo lo festejé porque vi que el línea marcaba el gol, levanté los brazos y salí corriendo”, manifestó el protagonista de esta historia una vez finalizado el encuentro descrito, remarcando que “no fue gol, esa es la verdad. La pelota entró por un hueco. Menos mal que no lo cobró, hubiese sido feo para todos”. Liverpool perdió la oportunidad de quedar puntero, mientras que Riquero se ganó el respeto de los jueces de su país, pero no sólo eso, ya fue ese mismo 2009 recibió una distinción por el Colegio de Árbitros de la AUF. De esa forma, el gremio del referato charrúa inició una premiación que año a año entrega a aquellos futbolistas que destaquen por su aporte al Fair Play. GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo