Trastienda infernal: Camisetas gigantes y camarín sin aire acondicionado en Barranquilla

La devoción por Radamel Falcao y un respeto único al himno nacional marcaron el partido en el estadio Metropolitano entre Chile y Colombia.

Por

Por Pedro Marín Roldán enviado especial a Barranquilla La Selección chilena sucumbió ante el calor y la humedad de Barranquilla y el estadio Metropolitano se convirtió en un infierno para la Roja, pese a ello consiguió un empate meritorio. Incluso, los propios hinchas locales quienes sufrieron por las altas temperaturas. El barrio de Macnelly Torres no cerró El sector donde se encuentra ubicado el estadio Metropolitano es uno de los más peligrosos de Barranquilla. A 10 cuadras del recinto nació Macnelly Torres y el comercio no cerró. Al contrario, la demanda de productos fue mayor. Traslado con helicóptero y retrasado por un accidente en la ruta La Selección chilena partió a las 13:30 horas al estadio y fue custodiada por carros policiales y un helicóptero que siguió de cerca el bus de la Roja. El trayecto se prolongó por 45 minutos cuando estaba previsto de que fuera de 25′. ¿El motivo? Un accidente en la ruta obligó a retrasar el trayecto nacional. Hasta Pékerman sorprendió a la organización En el estadio Metropolitano se desplegaron camisetas gigantes con el nombre y número de los jugadores titulares cuando eran presentados. Sin embargo, algunas no pudieron ser deslizadas ya que dichos jugadores fueron alternativas para el entrenador José Néstor Pekerman quien incluso sorprendió a la organización del partido. Calor y humedad infernal en Barranquilla Una de las grandes preocupaciones de Pizzi era el calor y humedad de Barranquilla. A la hora del compromiso los termómetros registraron 33 grados y 100% de humedad. Sin embargo, la sensación térmica era de 47 grados y hasta el público local sufrió con las altas temperaturas. Le cortaron el aire acondicionado a Chile en el camarín En el entretiempo del partido Chile se dirigió a camarines para descansar y refrescarse. Sin embargo, se llevaron una ingrata sorpresa, ya que al vestuario de la Roja le cortaron el aire acondicionado. Devoción por Radamel Falcao Radamel Falcao asomaba como titular en la previa del duelo. Sin embargo, fue suplente aunque el estadio se vino abajo en el entretiempo. Cuando el Tigre saltó al terreno de juego, los 50 mil asistentes se pusieron de pie, aplaudieron y comenzaron a cantar “Olé, olé, olé, olé Tigre”.Tigre”. La Marea Roja se dejó sentir Pese a que eran mil personas, la Marea Roja se dejó sentir en varios pasajes del partido y cantó más fuerte que el público local. Por esta situación el volante James Rodríguez se molestó y levantó los brazos para pedir el aliento de los locales. Respetaron el himno nacional El primer himno que se entonó en el estadio Metropolitano fue el de Chile. Como ha sido habitual la canción no se tocó completa y fue detenida en la mitad de la misma. Sin embargo, el plantel e hinchas nacionales siguieron cantando a capela y esto, fue respetado por la organización y los fanáticos locales. La desesperación de los relatores locales Los relatores y periodistas colombianos no estabas conformes con el juego de su equipo y dierojn rienda suelta a su rabia. Cardona, James y los delanteros fueron los que se llevaron las mayores críticas. La cancha no estaba al cien por ciento Por más que se trabajó cerca de un mes en el arreglo del césped del estadio Metropolitano y la Federación indicaba que estaría en perfectas condiciones, no fue así. En varios sectores el gramado se vio esponjoso y el recorrido del balón era más lento de lo normal. El enojo de Pizzi por el tiempo de adición El entrenador de la Roja, Juan Antonio Pizzi, no lo podía creer cuando vio el cartel con el tiempo de adición. Macanudo le reclamó por un minuto al cuarto árbitro por los nueve minutos de descuento. GRAF/FLB

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo