Jugadores uruguayos se fueron en picada contra el arbitraje: "Te genera dudas"

Un par de supuestos penales no cobrados por Enrique Cáceres y la amarilla que deja suspendido a Luis Suárez, molestó al mismo goleador y a referentes como Diego Godín y Álvaro González.

Por

Por Javier Rios R. El partido entre Chile y Uruguay fue de pierna fuerte, de roces y de mucho diálogo entre los jugadores. Finalmente, el resultado se decantó por la Roja que se impuso por 3-1, sin embargo, en la zona mixta los visitantes siguieron ásperos, molestos con la actuación del árbitro Enrique Cáceres. Para la mayoría de los jugadores Celestes hubo dos errores del paraguayo que definieron el partido. Así lo expresó el experimentado Diego Godín: “Está claro que ese penal a favor perfectamente podría haber sido el 2-0 y hubiera cambiado mucho el trámite del partido. Después sale el gol de ellos, casi al terminar el primer tiempo, y para ellos fue un golpe anímico importante”. El central se refiere a un supuesto penal del arquero Claudio Bravo al delantero uruguayo Edinson Cavani a quien derribó dentro del área en el minuto 27 y que les quedó dando vuelta al plantel visitante: “La verdad es que hay jugadas que nos nublaron, la que le hacen el penal a Edi (Cavani), las dos amarillas que nos sacan, nos desconcentramos. La ventaja pudo ser mayor al principio. En el segundo, ellos no hacen gran mérito para la ventaja que sacaron”, complementó el delantero Luis Suarez. Para el goleador del Barcelona, que quedó suspendido para el duelo contra Brasil de la próxima fecha, el arbitraje de Cáceres fue decisivo: “No sé si habrá visto el codo que me mete. Por eso me caliento un poco. La amarilla no tenía explicación. Le pregunto al árbitro. Te genera duda por la amarilla fácil cuando dos minutos antes me habían pegado de todo en la cara. Te queda la espina”, señaló antes de subir al bus. En el segundo tiempo los Charrúas también protestaron otro penal cuando Luis Suárez cayó en el área víctima de un supuesto empujón, sumando a esta rabia generalizada  la sensación de injusticia por la amarilla al goleador que finalmente desmoralizó al equipo del Maestro Tabárez. Así lo asumió Álvaro González quién se sumó a las críticas: “Empezamos la autocrítica por nuestros errores, pero creo que todos lo vimos; ellos se levantan con la posibilidad de no caer 2-0 al entretiempo. Son detalles que pueden definir el resultado, no tienen justificación, me queda la espina clavada. La amarilla me fastidió, no hay justificación alguna, son situaciones que te generan dudas”, cerró el Tata sumándose a la fila de caras largas uruguayas que abandonaron el Nacional.GRAF/JR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo