En honor al Chapecoense: Crónica de la emotiva jornada en la que se impuso el respeto en el Monumental

Durante la semifinal de Copa Chile entre Colo Colo y Universidad Católica se rindió un conmovedor homenaje a los fallecidos en la tragedia aérea que por estos días enluta al fútbol mundial.

Por
En honor al Chapecoense: Crónica de la emotiva jornada en la que se impuso el respeto en el Monumental

Por Pablo Serey Correa y Pedro Marín Roldán

Cuanto más sobrio, más genuino. Así fue el emotivo homenaje que se rindió en el estadio Monumental durante el clásico entre Colo Colo y Universidad Católica a las víctimas mortales del accidente aéreo del Chapecoense en Colombia, en una jornada marcada por el impactante respeto que se impuso en Macul.

Los honores a fallecidos son recurrentes en los recintos deportivos chilenos, sin embargo la falta de respeto –de grupos minoritarios- lamentablemente se hace habitual. Pero en esta ocasión el asunto fue distinto y no sólo por la deferencia exhibida durante el minuto de silencio, sino por el comportamiento a la altura de todos los asistentes.

Todas y todos, dentro y fuera de la cancha, no hubo excepción. Las más de 40 mil personas que dijeron presente en la semifinal de Copa Chile que se disputó en Pedrero se involucraron en la masiva ofrenda a los mártires de la tragedia que por estos días enluta al fútbol mundial.

Partiendo por los principales protagonistas, los futbolistas. El equipo del Cacique saltó al campo de juego con una camiseta que llevó adjunto la insignia del conjunto brasileño, mientras que los integrantes de la Franja lucieron un brazalete negro. Además, el capitán cruzado Franco Costanzo portó una jineta especial para la ocasión.

Y el público no fue menos. Los asistentes se las arreglaron para portar lienzos y camisetas especialmente elaboradas para la jornada. Además, los habituales globos blancos de Macul se mezclaron con otros de color verde, aunque estos últimos fueron material de la especulación comercial de vendedores que se instalaron fuera del estadio.

Para quienes no gastaron dinero en globos, socios del Club Social y Deportivo Colo Colo hicieron entrega gratuita de ellos en distintos accesos del estadio y así el verde y el lema #ForçaChapecoense pudo repletar un coloso que tuvo una de sus mayores concurrencias en la temporada.

El clímax estuvo antes del minuto inicial. Un minuto de silencio solicitado a la parcialidad -que también fue en homenaje al fallecido padre de la tenista Daniela Seguel- mientras el reconocido tenor chileno Tito Beltrán interpretó el Ave María de Schubert provocó un momento que erizó sin excepción. El canto en la cancha más el alzamiento de globos y camisetas en las tribunas provocó una escena potentemente conmovedora, siendo el cruzado Fernando Cordero uno de los más emocionados.

“Lo organizamos desde ayer cuando nos enteramos de esta lentamente noticia. También tuvimos la colaboración de nuestro tenor chileno Tito Beltrán que se comunicó conmigo para efectuar el Ave María y dimos una prueba de que somos un pueblo que nos sabemos comportar en los momentos que hay que comportarse y fue muy bonito”, dijo al respecto el presidente de Blanco y Negro Aníbal Mosa.

Ya con el balón en rodaje, se produjo un nuevo clímax. Al minuto 71 de partido, desde la Garra Blanca se lanzaron fuegos artificiales recordando a los 71 fallecidos en la tragedia y al unísono se desplegó un lienzo verde con el lema “Hoje somos mais que 11”, que en portugués significa “Hoy somos más que 11”.

El Monumental demostró que se puede comportar a la altura de estas circunstancias. Honor y gloria a los mártires del Chapeconese.

GRAF/GL

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo