Problemas con Basay y una amistad con Chapa Fuenzalida: Los recuerdos albos de Juan Guillermo Castillo

El portero uruguayo, que el año pasado jugó por Patriotas Boyacá, rival de Everton en la Copa Sudamericana, habla de su tiempo en Colo Colo mientras le da consejos a los ruleteros.

Por Giuseppina Lobos

26 partidos como titular en el campeonato nacional y cinco encuentros en la Copa Libertadores. Esos fueron los números que consiguió el portero uruguayo Juan Guillermo Castillo el año 2011 cuando llegó hasta nuestro país para defender el arco de Colo Colo, quien en ese entonces tenía a Francisco Prieto como titular. Tras cinco años de ser presentado como refuerzo, el futbolista de 38 años, que actualmente se encuentra defendiendo los colores de Juventud, habló con El Gráfico Chile sobre su recordada estadía por el Monumental.

Fue un  paso muy especial en mi carrera y siempre he estado agradecido porque me dieron la oportunidad de poder jugar. Colo Colo es el equipo más grande de Chile y obviamente que el recuerdo que tengo es bastante importante. Me hubiese gustado seguir ahí pero debido a algunas diferencias con las personas que estaban a cargo en esa época no se pudo", afirma el portero desde Uruguay

Dentro de las personas con las que tuvo problemas Castillo está Ivo Basay, quien en ese entonces dirigía a los albos. Las diferencias con el técnico explotaron para el clásico ante Universidad de Chile de ese año, donde el portero charrúa fue expulsado y el partido terminó 2-2. Tras ese duelo, lo borró del equipo.

"Todos hemos cometido errores, pero lo que desencadenó mi salida fue la expulsión en el partido de la U. Quizás Basay se olvidó como se comportaba en la cancha", explicaba el jugador a la radio Bío Bío el añ0 2012. Con el paso del tiempo, Juan Guillermo sigue sin olvidar ese episodio, especialmente porque días antes del partido el técnico le habría comentado que quería contar con él para el próximo campeonato.

"El problema nace de una serie de cosas que me dijo él. Cuando una persona te habla y después no cumple con lo que dice, a uno le caen mal ese tipo de cosas”, sostiene el actual arquero de Juventud de Uruguay, quien durante su paso en Colo Colo estuvo bajo el mando de Basay, Diego Cagna, Luis Pérez y Rubén Américo Gallego.

Al nombrar a sus cuatro ex jefes, Juan Guillermo Castillo no duda en elegir a los dos mejores. “Me quedo con Cagna y Pérez. Diego fue el que dio el ok para que llegara al club y en el poco tiempo que compartimos me pareció una persona que iba de frente y que tenía buena relación con los jugadores. Luis, en tanto, me entregó su confianza para jugar, lo que es muy importante. Ambos fueron los que más me respetaron e hicieron valer mi capacidad como arquero y persona”, sostiene el arquero.

A pesar de su polémica salida de Colo Colo, el portero rescata que durante su paso en el cuadro albo conoció a dos amigos que hasta el día de hoy mantiene una relación: El jugador de Universidad Católica José Pedro Fuenzalida y el zaguero de Universidad de Chile, Christián Vilches.

"Con Chapita seguimos en contacto, nos hablamos siempre por teléfono o whatsapp. Lo he felicitado mucho por el tema de la selección porque ha realizado un trabajo extraordinario. De verdad me alegro mucho por él, se lo merece debido a que es una buena persona y futbolista. Con Vilches también estamos en contacto, tenemos una buena relación", comenta el experimentado jugador.

Tras defender los colores de Patriotas Boyacá, próximo rival de Everton en la Copa Sudamericana, durante dos años, el portero decidió regresar a su país para jugar por el Atlético Juventud, equipo que juega en primera división de la liga charrúa.

Los consejos de Juan Guillermo Castillo a Everton

Al estar durante dos años en el Patriotas Boyacá, Juan Guillermo Castillo tiene pleno conocimiento del club y es una voz autorizada para analizar el panorama que se les viene en la Copa Sudamericana, torneo donde debutarán. Así, el uruguayo dio tips del estilo de juego de los colombianos con el que se encontrará Everton el próximo 5 de abril en Sausalito.

"El sistema de juego lo han mantenido desde que subieron de categoría: su planteamiento es salir jugando desde atrás, con un juego bastante elaborado y mucha posesión del balón. Anulan muy bien la salida del rival”, afirma.

Además, avisó a los viñamarinos a cuidarse de la altitud: "Esa es una de las fortalezas (altitud) que puede llegar a tener Patriotas porque es algo que se tiene que considerar. La cancha es más grande y ancha que las normales y los futbolistas que juegan habitualmente ahí pueden sacar ventaja".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo