Columna de la UC: Los placeres que puede generar la Católica

"¿Estamos en condiciones de exigir algo, como si el equipo tuviera una deuda con nosotros? ¿El equipo está en deuda? ¿En deuda con quién?"

Por El Gráfico Chile

Por Álvaro Bley – @alvarobley
Medio partidario Frecuencia Cruzada

Twitter: @FrecCruzada
Facebook.com/FrecuenciaCruzada
Soundcloud.com/FrecuenciaCruzada
Issuu.com/FrecuenciaCruzada

Estaba pensando en las necesidades y las exigencias de un hincha normal como yo para con el equipo y el entrenador ¿Estamos en condiciones de exigir algo, como si el equipo tuviera una deuda con nosotros? ¿El equipo está en deuda? ¿En deuda con quién? ¿Con la prensa que siempre exige de más y que quiere hacer escándalo por todo? ¿O en deuda con los hinchas? ¿Deuda en el sacrificio, deuda en la calidad futbolística, deuda en el planteamiento de los partidos?

Pensar en que un equipo de fútbol está en deuda conmigo es una reflexión demasiado patronal como para hacerla propia. Para que el equipo esté en deuda, creo, se debería entender la relación hincha-futbolista como una en donde el esfuerzo que hace el hincha para estar cerca de su club es un sacrificio. Este sacrificio debe ser necesariamente recompensado por un triunfo del equipo, que estaría en deuda con el hincha por todo lo sacrificado. Creo que esta es una concepción errada de cómo el hincha se entiende a sí mismo, porque estar ahí, acompañar a Católica dejando cosas de lado es una decisión voluntaria y que debería ser satisfactoria, de gozo para el asistente y no de sufrimiento. Dicho esto, y considerando que además venimos de uno de los mejores años de resultados futbolísticos de la historia del club, no debería haber todavía espacio para la duda, sino solo para el disfrute.

Sin embargo la relación con el equipo cambia de cierta forma en los partidos contra Colo Colo, ya que estos generan un placer que no está enmarcado en lo futbolístico, no refiere a la alegría de acompañar al equipo, sino que es un placer meramente resultadista. Ganarle a Colo Colo, independiente de cómo, es una de esas grandes cosas que le puede pasar a un hincha de Católica que todos los lunes se encuentra con un ejército de colocolinos triunfalistas buenos para el menosprecio ajeno. Ya sea en el trabajo, en la universidad, en el colegio o en el baile entretenido, cada vez que el fin de semana gana Colo Colo –que es la mayoría de los fines de semana, estadísticamente- los colocolinos se aparecen el lunes no solo con una sonrisa, sino que sobrando la situación y menospreciando a todos los otros que no ganaron.

Entonces el placer ya no es únicamente ver, acompañar y alentar a Católica. También hay placer en no encontrarse con el estereotípico triunfalista de principios de semana. Y hay mucho más placer aún al saber que tu equipo fue el que generó el derrumbe de la ilusión de poder sobrevivir el fútbol solamente con victorias. Vamos por esa alegría.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo