El emotivo regreso a San Carlos de Apoquindo de Juan Carlos Espinoza

El lateral de la UC que fue titular ante Flamengo por la Copa Libertadores no jugaba en la precordillera desde hace ocho meses.

Por Pablo Serey Correa

Los fuertes aplausos que recibió cuando salió del campo dejaron en claro la valoración que la hinchada le brindó a su importante actuación. En el triunfo 1-0 ante Flamengo en San Carlos de Apoquindo, el lateral derecho cruzado Juan Carlos Espinoza fue figura clave, concretando así un retorno muy especial al recinto de la precordillera.

El Tortu ha sido una de las sorpresas de Mario Salas en lo que va de Libertadores 2017. Tanto ante Atlético Paranaense en Curitiba como ante el Mengao en Las Condes estuvo desde el arranque y en ambas ocasiones respondió de buena forma, pese a ser uno de los integrantes del primer equipo de la Franja con menor actividad en lo que va de temporada 2016-2017.

De hecho, en la noche triunfal de los cruzados ante el gigante carioca, el carrilero formado en Huachipato volvió a jugar en San Carlos después de 8 meses sin hacerlo. La última vez que el ex acerero jugó en el estadio de la UC fue el 14 de agosto del año pasado, cuando dijo presente en la igualdad 1-1 entre la Franja y Palestino por la tercera fecha del Apertura.

En aquel empate ante los árabes Espinoza estuvo desde el pitazo inicial, sin embargo sólo pudo jugar hasta los 38 minutos, ya que un fuerte dolor muscular lo obligó a salir del campo. El diagnóstico correspondiente decretó un desgarro, el que lo marginó por largo rato y que después lo dejó en una posición retrasada en cuanto a competitividad del resto del plantel.

Pero ante Flamengo tuvo la chance de retornar y lo hizo mostrando un buen desempeño individual y un correcto compromiso colectivo. En los 80 minutos que estuvo en cancha se las arregló para proyectarse en ofensiva, combinándose con José Pedro Fuenzalida y Diego Buonanotte. Pero sus labores más destacadas estuvieron en la zona posterior, donde fue factor para frenar al peligroso Everton.

El público aplaudió cuando se iba al piso para bloquear los embates del mencionado Everton o incluso de Paolo Guerrero. Sin embargo, cuando quedó más claro el agradecimiento de la hinchada fue cuando tuvo que ser reemplazado por el experimentado Cristián Álvarez. Acusando el desgaste físico, Espinoza se retiró del campo con una contundente aprobación desde la tribuna.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo