Los impactantes relatos de los hinchas de la U violentados en Brasil

La agresiva policía de Sao Paulo detuvo y golpeó duramente a los fanáticos azules en el Arena Corinthians, desde la entrada hasta la salida del estadio.

Por Diego Espinoza Chacoff

La Universidad de Chile cayó 2-0 frente a Corinthians el pasado miércoles por la Copa Sudamericana, en un duelo que para los hinchas azules pasó a segundo plano luego de la complicada gresca que tuvieron con la Fuerza de Choque de la Policía Militar en el Arena Corinthians.

Según los relatos que se realizaron a El Gráfico Chile este jueves por parte de los fanáticos asistentes al compromiso ante el Timao, la violencia de la policía de Sao Paulo comenzó desde la entrada del estadio, y se tornó desaforada una vez que les intentaron quitar elementos con los que fueron al partido y cuando las provocaciones entre los barristas de ambos elencos desencadenó un intercambio de lanzamiento de sillas desde un lado para otro.

"El espacio (en la galería) era limitado y éramos 1.800 en un espacio muy pequeño. Después empezaron a romper los asientos y tirarlos para el lado. La policía muy mal, le pegaron a todo. Fue terrible, tuve que correr por mi vida, casi nos matan, hay mucha gente de la U que los mataron a palos. Nos atacaron a todos, nos tenían encerrados, yo arranque no más y vi a gente que lo hicieron 'mierda' entre 10″, contó escuetamente María Raquel, hincha que se trasladó a Río de Janeiro tras el mal momento vivido en el Arena Corinthians.

Uno de los hinchas más afectados, a quien le pegaron muchos golpes en la cabeza / Globoesporte

En base a ese relato, y al de Pablo, otro de los hinchas, de profesión periodista, que estaba presente en el estadio, las agresiones graves ocurrieron cuando los hinchas de ambos equipos sacaron los asientos del recinto. A pesar de eso, el chileno residente en Brasil dijo que la reacción policial sobrepasó todos los límites.

"De los dos lados rompieron las sillas del estadio y las tiraron para las barras. Durante el primer tiempo fue tranquilo, pero una vez terminado el primer tiempo quedó la 'cagá'. Cuando volví del baño vi a toda la hinchada correr de manera desesperada, ahí vi como cuatro o cinco policías le pegaban a un hincha de la U de manera descontrolada. Fue bastante agresivo como se comportaron, fue un abuso", aseguró.

"Una vez que pasó eso, la barra intentó ir por arriba de los policías y ahí nos acorralaron en un espacio pequeño, uno arriba del otro, bastante apiñados, con preocupación. Había mucha gente que gritaba para que pararan de pelear (los policías) y ellos seguían pegando muchos palos en la cabeza, el cuerpo, todo. Ahí una policía nos dijo que si nos quedábamos iba a pasar algo más grave", siguió explicando.

Sin embargo, según aseguró el mismo testigo, la represión de la Fuerza de Choque no terminó ahí, sino que siguió al término del partido. "La policía nos hizo un callejón oscuro, y cuando pasábamos aprovechaban de pegar lumazos. Yo vi a policías pegándole a niños, a gente con muleta. Lo que más me chocó fue cuando a una mujer que pedía explicaciones a un policía de rango mayor, le respondieron con una cachetada en el rostro", sentenció. 

"¡Están en Brasil, esto es Brasil!"

Una instancia similar vivió Raúl, otro acérrimo fanático de la U, quien recordó a El Gráfico Chile la forma en que los trataron los policías paulistas, quienes le decían constantemente que "esto era Brasil" para marcar territorio.

"La policía allá fue muy violenta, desde el principio. Al entrar se llevaron a un amigo detenido porque afuera del estadio estaba con una bengala. No sabemos nada de él. La policía en la entrada comenzó con hostilidad a mandarnos para abajo, pegando palos y la gente de la U reaccionó contra ellos y comenzó la pelea”, apuntó el mencionado Raúl. 

Mucha sangre de los hinchas azules derramada en el Arena Corinthians / Gentileza
Mucha sangre de los hinchas azules derramada en el Arena Corinthians / Gentileza

"La policía gritaba ‘¡están en Brasil, esto es Brasil!’. Pegaban de una manera escandalosa. He viajado a muchos países, acá mismo en Brasil y nunca pasé algo así. La gente estaba aplastada y ellos pegaban sin medirse. Era un mar de personas y escuchaba 'mis pies', 'ayúdenme, hay mujeres', y me pegaban y pegaban palos. En el instinto de supervivencia trataba de pararme, de defenderme, sin importar a quién tenía abajo mío", continuó. 

"Tengo a un amigo con toda la cabeza rota y no paraban de pegarle. No sabemos nada de él, sólo vimos una imagen en las noticias de acá. De todas las canchas en las que he estado jamás vi ese nivel de violencia. Tenían a mi amigo con el rostro lleno de sangre y no paraban de pegarle, no entendían razones”, cerró. 

Por último, y complementarios a estos relatos, la encargada de prensa del Corinthians, Dayna Barossi, aseguró que "se podía ver de lejos que las sillas se las lanzaban a la multitud y a la policía. También (los hinchas de la U) lanzaron contra nuestros aficionados en la parte alta del estadio".

Tengo a un amigo con toda la cabeza rota y no paraban de pegarle. No sabemos nada de él, sólo vimos una imagen en las noticias de acá.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo