Gremio terminó pidiendo la hora para aguantar el triunfo ante un luchador Iquique

Los brasileños estaban consiguiendo un fácil 3 a 0 ante los Dragones Celestes, pero los chilenos reaccionaron en el segundo tiempo y anotaron dos descuentos que finalmente no les sirvió.

Por El Gráfico Chile

Lo que dijo Jaime Vera se cumplió a medias. “Contra Gremio no tenemos muchas opciones”, había sido el sincero pronóstico del Pillo en la previa de la visita de Deportes Iquique a Porto Alegre por la Copa Libertadores y su vaticinio se estaba cumpliendo a la perfección en el arranque, luego que los locales consiguieran un 3 a 0 en menos de media hora y todo hacía pensar que sería una goleada histórica.

Dos veces ya se habían salvado los Dragones Celestes antes de los 16 minutos, cuando llegó la apertura de la cuenta por intermedio de Luan, quien con un derechazo potente batió a un descolocado Brayan Cortés. El mismo ariete apareció a los 24’ para aumentar las cifras: ahora fue a través de un “picotón” ante la desesperada salida del joven arquero iquiqueño.

Poco después, a los 28’, cayó el tercero. Pedro Rocha fue derribado en el área y el árbitro uruguayo Esteban Ostojich cobró penal, el cual fue transformado en gol por Miller Bolaños.

Lejos de dejar de atacar, el Tricolor siguió buscando el pórtico rival, por lo que el pitazo para irse al descanso fue un verdadero respiro para el cuadro chileno. El duelo asomaba sentenciado en la fracción inicial, o antes de comenzar, según el vaticinio del DT de los nortinos.

Al menos eso parecía…

Despertaron los Dragones

Con poco que perder, Iquique salió con otra disposición en la segunda mitad y ayudaron los ingresos de Riquero y Bielkiewicz por Torres y Reynero. En los primeros minutos de la parte complementaria ya mostraba más que en los 45’ iniciales.

Y los Dragones Celestes tuvieron su premio a los 61’, cuando Rafael Caroca ganó en lo alto tras un envío de Gonzalo Bustamante y consiguió el descuento. Se abría una pequeña ilusión. Ésta se acrecentó a los 68’, cuando Misael Dávila definió cruzado luego de una pared con Álvaro Ramos y silenció a un nervioso público en el Arena do Gremio. Sorpresa total.

Nervioso, el equipo brasileño se dedicó a enfriar el encuentro con posesión, modificaciones y haciendo tiempo, pero los iquiqueños no tuvieron armas para ir en busca del empate. Hubo opciones, contrario a lo que dijo el Pillo, pero no fueron suficientes y los nortinos siguen sin puntos en el Grupo 8 de la Libertadores.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo