Los motivos que gatillaron el quiebre entre Mosa y Vial en Colo Colo

El actual presidente de Blanco y Negro no se habla hace dos meses con su opositor. Las diferencias entre ambos son grandes y la lucha de poder quedó en evidencia en la concesionaria.

Por Pedro Marín Roldán

A finales del 2016, Leonidas Vial y Aníbal Mosa se fundieron en un fuerte abrazo tras conquistar la Copa Chile tras golear por 4-0 a Everton en la final. La felicidad era tanta que hasta en sus declaraciones se encontraban alineados, justo cuando el Cacique aseguraba un lugar en la Copa Libertadores de América de este año.

Sin embargo, esa amistad se vio quebrantada en el 2017 tras una serie de diferencias entre ambos bloques que tienen el control de Blanco y Negro. Mosa fue claro tras la Junta de Accionistas, donde se tuvo que aplazar la votación de presidente por falta de acuerdo, e indicó que “me considero una persona con dignidad, no como este señor que tiene apellidos. Hay un quiebre total, son cosas delicadas“.

Este quiebre total viene desde hace dos meses. Mosa acusa a Vial de ser “sapo” y querer quitarle piso con los jugadores y los hinchas. Además, lo tilda de autoritario y de patrón de fundo, características que el puertomontino no está dispuesto a compartir.

El empresario y actual mandamás siente que el accionista mayor no está alineado con su pensamiento: apostar a largos proyectos deportivos y también a contratos duraderos.

La molestia de Vial

Por el lado de Vial, la molestia con Mosa se basa en su poder autoritario y en tomar decisiones sin consultar al resto del directorio. El aún timonel albo, por ejemplo, no le informó a los directores el contrato que tenía listo para la renovación del portero Paulo Garcés, que justo coincidió con el error que cometió el meta en el Superclásico ante Universidad de Chile.

Además, el bloque de Vial le reprocha un mal manejo con los entrenadores. De hecho, lo culpan de la renuncia de José Luis Sierra y se molestaron por el hecho de que Mosa no estuviera en el país justo el día en que el Coto dejó su cargo.

Otro de los puntos que generaron este quiebre es el nexo  que acusan decir que tiene el todavía presidente de ByN con la Garra Blanca. Si bien, hace un tiempo atrás, el accionista negó que exista dicho vínculo, en el Monumental es un secreto a voces que el regente tiene un vínculo con los barristas.

Finalmente, no comparten la idea de extender el contrato de Pablo Guede hasta el 2020 y que Esteban Paredes vuelva a renovar por un año más, como es uno de los grandes deseos de Mosa.

Disputas de poder entre los máximos accionistas de ByN, donde, por ahora, el aún mandatario tiene ventaja sobre Vial de cara a la nueva instancia de este lunes cuando se elija al nuevo timonel de la concesionaria.

Loading...
Revisa el siguiente artículo