Málaga: los problemas de un equipo pobre-rico-pobre

El equipo español entró en una fuerte crisis económica que podría sacar hoy a Manuel Pellegrini del club.

Por

Por Cristián Salas

Era junio de 2010 y la enorme crisis económica que vivía por ese entonces el modesto Málaga de España parecía terminar.

Es que después de semanas de negociaciones, el multimillonario jeque qatarí Abdullah ben Nasser Al Thani compró el club prometiendo una inversión pocas veces vista, que instalaría a los andaluces entre los grandes de Europa.

La campaña 2010-2011 era un verdadero fracaso, hasta que el chileno Manuel Pellegrini se hizo cargo de la banca del equipo. A duras penas el ingeniero logró mantener la categoría del elenco blanquiazul, ayudado por contrataciones rimbombantes como el argentino Martín Demichellis y el brasileño Julio Baptista.

Después de cumplir ese primer desafío, Al Thani prometía 60 millones de dólares en refuerzos para la temporada 2011-2012. ¿El objetivo? Que Málaga se instalara en alguna de las competiciones europeas.

Así llegaron a La Romaleda Santi Cazorla, Ruud Van Nistelrooy, Diego Buonanotte, Jeremy Toulalan, entre otros, todos cracks pretendidos por los clubes más importantes del viejo continente.

El resultado, en lo deportivo al menos, fue extraordinario. El equipo logró clasificar a la fase previa de la Champions League.

¿Dónde está el pero? En la parte económica. Hoy nuevamente el club está inmerso en una profunda crisis que obligó a poner en venta a sus jugadores más importantes (ayer se cerró el traspaso de Cazorla al Arsenal de Inglaterra) y que tiene al ingeniero con un pie y medio fuera de la institución, pues es imposible pagar el sueldo de cuatro millones de euros anuales que percibe.

En la ciudad andaluza la debacle financiera del club es tema y ya sacan sus propias conclusiones. “Este es un cuadro muy modesto, entonces genera muy pocas ganancias. Es evidente que el jeque tiene que poner todo el dinero, pero ese dinero después no se recupera”, apunta Antonio Góngora, periodista del diario Sur de Málaga.

Para el reportero, el ambicioso proyecto se escapó de las manos, o más bien de la billetera. “Las contrataciones que se hicieron fueron desmedidas. Ningún jugador de los que llegaron podría ganar más dinero en otro club de España. Lo mismo que Pellegrini: si él quisiera ganar el dinero que gana en Málaga tendría que irse a dirigir a Qatar. Es el segundo entrenador que más gana después de Mourinho. No digo que no se lo merezca, pero su sueldo es muy alto para el club”, apunta.

En Chile, su amigo y ex ayudante técnico Fernando Díaz analiza las difíciles horas del ingeniero. “A él le interesó un proyecto deportivo, dejó muchas ofertas de lado por eso, entonces si lo económico y lo institucional inciden en una merma en lo deportivo, lógicamente se va a desmotivar y se va a ir”, apunta. Góngora cree lo mismo: “Antes intentó dos veces irse, así es que yo creo que ahora sale”. De todas formas, hoy habrá humo blanco.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo