Los JJ.OO: La eterna deuda del fútbol brasileño

El equipo que tenía como figura a Neymar no pudo ganar el deseado oro olímpico. Por tercera vez en la historia el Scratch cae en la final.

Por
Los JJ.OO: La eterna deuda del fútbol brasileño

Imagen foto_0000000120120811120136.png

Son pentacampeones del mundo, tienen títulos juveniles, la Copa Confederación, varios equipos han ganado la Copa Libertadores, la Sudamericana. Pero hay un título que se le ha negado históricamente a Brasil, el oro olímpico.

El Scratch sigue con el karma en la cita de los cinco anillos, el cual se pensaba que se acabada en Londres 2012, donde eran completamente favoritos, pero México les robó la alegría.

El actual conjunto de Mano Menezes tenía en sus filas a los mejores del mundo. Thiago Silva, Rafael, Óscar, Pato y sobre todo a Neymar, que poco pudieron hacer ante los aztecas.

“No sé si esta generación está más o menos preparada que las anteriores, pero estamos aquí representando a todos los grandes cracks que intentaron conquistar el oro. Estamos aquí por todos los brasileños”, había dicho la figura de Santos, pero se debió tragar todas sus palabras.

La primera gran frustración brasileña en el fútbol olímpico data de Los Ángeles 1984, donde Francia les ganó la final por 2-0.

Cuatro años después, en Seúl, otra vez se tuvieron que quedar en la segunda parte del podio, porque la Unión Soviética fue el campeón al ganarles en el pleito decisivo por 2-1.

En Barcelona no estuvieron, pero en Atlanta ’96 sí, certamen al que no pudieron acceder a la final tras caer con Nigeria y se conformaron con el bronce.

Ya en el presente siglo, en Sydney 2000 ni siquiera se subieron al podio. El equipo de Ronaldinho Gaúcho y compañía cayó en cuartos de final. Recordemos que en Australia Chile con Nelson Acosta en la banca fue tercero.

Volvieron a la cita de los cinco anillos en Beijing, torneo que obtuvo Argentina y en el que Brasil sólo fue bronce.

La historia la podrán cambiar en su propia casa, debido a que en 2016 la lucha por las preseas será en Río de Janeiro. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo