Los mismos de siempre

El director de Radio Futuro analiza las diferentes ligas del mundo.

Por

Imagen foto_0000000220120824091359.jpg

Con el comienzo de las ligas europeas vuelve una discusión que no es nueva, pero que en España se hace cada vez más necesaria, si es que nos van a seguir insistiendo que tienen la mejor Liga del mundo. Con la distancia y enorme superioridad que establecen Real Madrid y Barcelona, la Liga de la Estrellas va derechito a convertirse en un bodrio, similar a ese aburrido duopolio que existe en Escocia.

Por paliza, esta es la competencia más aburrida del planeta fútbol. Durante décadas, Rangers y Celtic se han repartido todos los títulos. La última vez que un equipo tuvo la insolencia de romper este dominio, no teníamos internet y el celular era un lujo reservado a magnates del primer mundo.

¡Ocurrió en la temporada 1984-85 cuando se coronó campeón el Aberdeen! De los últimos 20 torneos, doce han sido para el Glasgow Rangers, el equipo de los protestantes que tuvo en sus filas a Sebastián Rozental. Claro que Los Azules tendrán que jugar esta campaña en tercera división, luego de una desastrosa administración que terminó con la quiebra del club y la pérdida de la categoría. O sea, sólo gracias a un asunto administrativo, extra-futbolístico la liga escocesa podría tener un poquito más de pimienta esta temporada.

En España las cosas  no son muy distintas. La verdadera lucha es por el tercer puesto, por asegurar algún cupo para competencias europeas y por evitar el descenso. De antemano, sabemos que esta es pelea de dos. Merengues y catalanes disponen de 18 equipos sparrings para preparar sus derbis en el Camp Nou y el Bernabéu. Los grandes misterios a resolver en la Liga española son saber si se podrá igualar o superar la marca de 100 puntos del Real Madrid de Mourinho en su último título, o calcular a cuántas fechas del final, uno de los dos ya será el campeón.

No es casualidad que en la temporada anterior se hayan repetido tantos resultados abultados y vergonzosos para una competencia de primer nivel como fueron los triunfos del Barcelona (8-0 a Osasuna; 7-0 a Rayo Vallecano) y las goleadas del Real Madrid (7-1 al Osasuna; 6-2 a Sevilla). Otro dato, para refrescar la memoria: El tercer puesto fue para Valencia que terminó a 39 puntos del monarca y a 30 del sublíder.

Por eso, hay quienes afirman que la Liga española es una farsa y lo que viene, una especie de muerte en cámara lenta. Uno de ellos es el periodista y escritor británico John Carlin. El autor de Factor Humano (novela que inspiró la película Invictus) defiende la emoción de la Premier League: “En Inglaterra se reparten el pastel de manera más justa y democrática y, en buena medida como consecuencia de ello, tienen una Liga sensacional. No importa cuál sea la posición en la tabla de los rivales del Chelsea, el Manchester United, el Arsenal o el Manchester City: antes de cada partido, todos saben que puede pasar cualquier cosa. Los estadios están llenos, las gradas vibran. Hay teatro, hay emoción”, escribió en el diario El País. Carlin reconoce, eso sí, que Inglaterra no tiene la calidad de los dos grandes de España. En el fondo es el dilema de la excelencia y el triunfo para unos pocos versus una mayor competencia con un espectáculo incierto y por eso más entretenido.

Como la Premier League se creó en 1992 aprovechemos estos 20 años para cruzar algunos datos. En ese mismo período, cinco equipos se repartieron el botín en España. Barcelona (9 títulos) Real Madrid (7), Valencia (2), Atlético Madrid y La Coruña (1). También fueron cinco, los equipos que en las últimas dos décadas celebraron un título de la Liga Premier con números que demuestran la inmensa superioridad de los Red Devils: Manchester United (12), Arsenal (3), Chelsea (3), Blackburn Rovers y Manchester City (1). En la Serie A de Italia son cinco las instituciones que se han quedado con el scudetto. Claro que la lucha entre Juventus (6), Internazionale (5) y AC Milan (5) ha sido mucho más pareja. Ocurre algo parecido en la Bundesliga con seis equipos campeones y predominio de Bayern Munich (10) y Borussia Dortmund (5). Con estos datos, se podría sacar como conclusión que España no escapa de la regla general, y que todo esto no es más que la exageración de un amargo, al que seguramente le gusta un equipo chico que no sabe convivir con el éxito y la gloria.

Un gran hincha del Barcelona, Joan Manuel Serrat, cantaba unos versos en catalán en los que decía “sería fantástico que no perdiesen siempre los mismos y que heredasen los desheredados”. Serrat será muy buena onda, pero no me cabe duda que como cualquier hincha quiere que el Barça gane todo y que el resto (especialmente el Madrid) se pudra. Estoy con Serrat, pero le doy vuelta la frase. Que no ganen siempre los mismos. No digo con esto que haya que inventar torneos cortos, sacar campeones-marmicoc o sacrificar el nivel de la competencia. Creo que en Sudamérica tenemos un gran ejemplo. En los últimos 20 años, once equipos han conquistado el Brasileirao, un torneo de verdad, con dos ruedas y un campeón anual. Así se distribuyeron las fuerzas: Corinthians (4), Sao Paulo (3) Palmeiras, Flamengo, Vasco da Gama y Santos (2), Fluminense, Cruzeiro, Panaerense, Gremio y Botafogo (1). ¿Alguien podría cuestionar el nivel del fútbol brasilero y su boom actual? Finalmente, creo que esta columna no se trata tanto de fútbol. A lo mejor, es sólo una manera de mirar el mundo y pensar que cuando no ganan siempre los mismos, la felicidad alcanza para todos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo