Después de Colo Colo, Gallego resucitó en Independiente: "No fue fácil estar en casa"

El ex técnico del Cacique volvió con su verborrea a flor de labio para sacar al Rojo de la zona baja. "El clima cambió. En el vestuario había cumbia", dijo.

Por
Después de Colo Colo, Gallego resucitó en Independiente:

Imagen foto_0000000220120831130901.jpg
Américo Gallego duró menos de un semestre en Colo Colo

Cuando Américo Gallego le ganó la pulseada a José Pekerman para ser el técnico de Colo Colo, le dijo al entonces presidente de Blanco y Negro, Hernán Levy, “yo soy el hombre que usted necesita para ganar campeonatos”. El accionista quedó convencido, lo contrató y la fórmula no dio resultados: se fue a los pocos meses. Hoy, un año después, el Tolo asumió en Independiente de Avellaneda, donde ayer fue presentado, y lo hizo fiel a su estilo, con aires de grandeza. Eso sí, hay que destacar que con los Diablos rojos al menos ganó un título en 2002.

“Estuve un año sin dirigir y supe que éste era mi momento. No fue fácil estar en casa. No atendí ni a un periodista. Me la pasé viendo partidos. Seguí todo. la C, la D. Hay que bancarse estar así, ¿eh?“, sostuvo en la conferencia de prensa. Sin querer, el ex jugador dio a entender que tras su salida del Cacique las cosas no fueron igual.

“Siempre estuvo en mi mente volver. Les dije a los jugadores que todos empezaban de cero. Yo también empiezo de cero, a pesar de mis 57 años y de los títulos. Nunca les dije que íbamos a pelear para salvarnos del descenso. Les dije que estábamos para pelear arriba. La palabra campeón siempre está en mi mente. Y si no podemos ser campeones, seremos segundos. Voy cumplir esta etapa a full porque no sé si voy a tener otra oportunidad acá. Voy jugarme la vida por Independiente. El único responsable por los resultados voy a ser yo”, afirmó.

Gallego se adueñó de la alegría en Avellaneda, dicen los medios argentinos. El hombre es personaje y no lo esconde. “Ahora hay cumbia en el camarín”, dice.

“Una de las primeras cosas que les dije a los jugadores fue que tengo cara de hijo de., pero es porque soy así. soy un tipo divertido, es la verdad. Hablamos bastante. El clima cambió. En el vestuario había cumbia, los Redonditos“, contó. Ahora tendrá que cumplir.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo