Nicolás Córdova: "No sé si tengo ganas de seguir jugando"

Evalúa opciones, aunque sabe que el retiro está a la vuelta de la esquina. ¿Sus preocupaciones más próximas? Disfrutar de su familia y sacar el cartón de director técnico en la península. ¿Colo Colo? Un tema cerrado.

Por
Imagen foto_0000000120120920214257.jpg
El Nico está haciendo el curso de entrenador. (Foto: Agencia Uno)

Por Cristian Salas

Doce años en Italia, una carrera entera jugando al más alto nivel. Nicolás Córdova hizo su vida en la península. Peruggia, Bari, Livorno, Ascoli, Messina, Grosseto, Parma y Brescia supieron de su talento y sus goles.

Hoy, con 33 años, el Nico vive otra etapa de su vida. A fines de temporada el hombre formado en Colo Colo quedó en libertad de acción. Su deseo era volver al Cacique, pero una vez más en Macul le cerraron las puertas.

De ese tema ya no habla. Para él es caso cerrado: no lo quisieron y punto. Córdova prefiere dar vuelta la página y seguir adelante. Ahora está cesante, escuchando ofertas, pero también mirando de reojo un eventual retiro.

“Estoy súper tranquilo. La verdad me han llegado un par de ofertas y las estoy evaluando, pero todavía no sé si tengo muchas ganas de seguir jugando. Es un tema familiar, vivo en Brescia hace años, las niñitas ya entraron al colegio y por lo mismo ya he estado viendo otras cosas fuera del fútbol”, confiesa el talquino en una íntima conversación con El Gráfico.

¿Pero ya te quedaste sin jugar hasta enero?

No, acá en Italia uno tiene la posibilidad de firmar cuando quiera si es que quedaste libre, no así los que rescinden contrato. Si me llaman de un club puedo ir y comenzar a jugar inmediatamente.

¿Por qué un jugador de tu trayectoria está sin club?

Lo que pasa es que no me han llegado ofertas que me satisfagan. Tenía muchas ganas de irme a jugar a Estados Unidos o a otra liga por el estilo, pero mi edad me ha jugado en contra. Lo de Estados Unidos fue muy concreto, pero mi edad fue el tope.

Dices que aún no sabes si quieres seguir jugando o no. ¿De qué depende eso?

Depende básicamente de las ganas, también de la distancia donde me pueda ir a jugar. Cuando ya estás más viejo tienes otras prioridades. Yo quería quedarme en Brescia, porque acá tengo mi vida y mi casa, pero no se dio.

¿No hubo ninguna opción de renovar?

Es una larga historia… ¿cómo te lo puedo explicar? El presidente dejó un poco de lado el club, luego lo volvió a tomar, pero está con problemas de salud, así es que no tiene la misma energía para hacer el equipo que hacía antes. Está con la política sólo de vender jugadores. Este año quedamos ocho jugadores sin contrato y no renovó a nadie. Esperé hasta el final a ver qué pasaba, hubo un par de ofertas, pero luego se fue cerrando el mercado. Lo que pasa es que acá en Italia los clubes están usando mucho la fórmula del préstamo con opción de compra. El que queda libre no corre con mucha ventaja en este momento y después sólo te llegan ofertas que no te satisfacen.

¿Qué has hecho en estos días de “cesantía”?

He estado preparándome para lo que viene en caso que no siga jugando. Igual estoy entrenando todos los días seriamente porque mi cuerpo lo necesita, me sirve para despejar la mente. Lo otro es que estoy pasando mucho tiempo con mi familia, evaluando un par de cosas y viendo los temas para terminar de hacer el curso de entrenador acá en Italia y ahí evaluaré bien.

O sea, sigas o no sigas jugando, tu idea es quedarte a vivir en Italia…

No lo sé, aún depende de todo lo que pretendo hacer en Italia. Aunque igual pienso que la situación acá no está muy buena. La cosa ha cambiado, el nivel de vida ha ido bajando, pero así y todo sé que una vez que me retire me voy a quedar dos o tres años más en este país. Primero por lo del curso de entrenador. Haciéndolo en Italia corro con mucha ventaja con respecto a los sudamericanos o a mis amigos que lo hacen en Chile.

¿Y en cuánto tiempo más veremos al Nico Córdova entrenador?

Yo ya hice el primer curso, acá en Italia son tres. El primero es intensivo, de 8 am a 9pm. Es regional y para acceder te piden puntajes. Esos los consigues con partidos en la Serie A o B, o en tu selección. Es más que nada un trámite. El segundo, que voy a hacer yo ahora, es más estrecho. Y el tercero que es el master ya ingresas sólo si tienes la capacidad. Se hace en seis semanas, donde concentra la selección italiana y está a cargo de Roberto Baggio. Es una vez al año y son sólo cuarenta cupos. Es difícil entrar y en ese sentido creo que vale la pena quedarse.

Me imagino que echas de menos tu país. El otro día tuiteaste que hace doce años quen no pasas un 18 de septiembre en Chile…

Sin duda que eso se echa de menos, se extraña estar con la familia y los amigos, pero antes de tomar cualquier decisión tengo que terminar muchas cosas antes de volver a Chile. De momento me quedan tres o cuatro años más acá, aunque uno nunca puede excluir nada.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo