Héores y villanos: Marino guió con "dolor" el histórico triunfo azul

El volante fue la figura y le marcó a Newell"s, su ex club, y no festejó. Por contraparte, Ramón Fernández perdió brillo.

Por

Imagen foto_0000000120130305210405.jpg
Guillermo Marino fue el líder de la U en el Marcelo Alberto Bielsa. / Agencia Uno.

Héroes

Guillermo Marino: La U derrotó nada menos a que Newell’s Old Boys en Rosario y se convirtió en el primer equipo chileno en lograrlo. El puntal de la hazaña fue el volante argentino, quien sufrió por anotarle un golazo a su ex club. 

Marino jugó a gran nivel: fue el conductor ideal de los azules, con ideas claras, un despliegue a la altura de las circunstancias y un finiquito exquisito para abrir la cuenta en el estadio Marcelo Bielsa.

Sebastián Ubilla: El delantero estuvo incansable en todo el partido. Corrió, buscó opciones para marcar, le hicieron un penal que siginificó el segundo tanto e incluso se instaló en campo propio para recuperar pelotas y salir jugando. Está cada vez más adaptado a la U.

Charles Aránguiz: Mientras más acerca a su mejor forma futbolística, mejor se ve la Universidad de Chile. Es el émbolo en el mediocampo y tiene el criterio ideal para el equipo.

Villanos

Ramón Fernández: No estuvo fino en la generación de juego y se perdió un gol en el minuto 41 del primer tiempo. En ese momento pudo patear al arco, pero prefirió jugar con un compañero y marró una clara opción de gol. Más encima, tras su fallo, Newell’s llegó al descuento.

Gabriel Heinze: Se fue expulsado por una tontera. Considerando su experiencia, es inexplicable que le haya pegado un codazo a Isaac Díaz, en el minuto 71, cuando su equipo buscaba con todo el empate ante los azules.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo