Arquero de San Lorenzo seguirá detenido por encubrir a un hincha asesino

Pablo Migliore se acogió al derecho de no declarar ante el juez y dormirá tras la rejas en la localidad de Ezeiza.

Por

Imagen foto_0000000120130401183827.jpg
Pablo Migliore cree que no tendrá que cumplir su pena en cárcel. / AFP.

Pablo Migliore, arquero y capitán de San Lorenzo, de la primera división del fútbol argentino, seguirá detenido por “encubrimiento agravado” de un barrabrava de Boca Juniors prófugo por un homicidio cometido en 2011, informó este lunes su abogado.

El letrado Matías Morla dijo a los periodistas en la puerta de Tribunales de Buenos Aires que Migliore, de 31 años, “se acogió al derecho de no declarar ante el juez” y añadió que en la noche de este lunes “será trasladado a la cárcel de la localidad de Ezeiza” (30 km al sur).

Migliore, ex portero de Boca y ahora en San Lorenzo, fue arrestado el domingo tras la derrota de su equipo ante Newell’s por 1-0 en el estadio Nuevo Gasómetro, por una orden judicial que lo acusa de encubrir a Maximiliano Mazzaro, hincha de Boca, y que está prófugo desde enero pasado, acusado de matar a un vecino durante una discusión.

La causa judicial corresponde a la investigación abierta por la muerte de Ernesto Cirino, ocurrida en agosto de 2011, por la que también está detenido Mauro Martín, reconocido como uno de los líderes de la barra de Boca.

Morla dijo que el delito que se le imputa a Migilore “es excarcelable” y que prevé penas de uno a seis años de prisión, al recordar que en Argentina cuando la condena es menor a tres años puede ser cumplida fuera de prisión.

El letrado añadió que el guardameta “está fantástico, está entero”.

Migliore, que más allá de jugar en San Lorenzo es un reconocido simpatizante de Boca, se lo vinculó con la barra de ese club en varias ocasiones, e incluso uno de sus hermanos fue baleado en un choque entre hinchas en marzo de 2012.

Boca es uno de los dos clubes más populares de Argentina y su hinchada está considerada entre las más violentas del país.

A su vez, el presidente de San Lorenzo, Matías Lammens, se quejó por el operativo montado el domingo para detener al futbolista al término del encuentro entre su club y Newell’s, al señalar que “se podría haber hecho de otra manera y evitar hacerlo un día con 25 mil personas en la cancha”. (AFP)

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo