Las dos cosas que hemos aprendido de la Premier League esta semana

El Gráfico te presenta algunas conclusiones de lo sucedido en la última jornada de la liga de Inglaterra.

Por

Imagen foto_0000000120130423083110.jpg

Por Alexander Korab desde Londres

Manejo de la Ira
Luis Suarez realmente quería quitarle el lugar a terroristas de Boston en los titulares de los medios de comunicación. En el partido del domingo ante el Chelsea, eterno rival del Liverpool, tuvo una fantástica actuación e incluso marcó un gol en el minuto 96′ para darle el empate final al Liverpool.

Pero eso no era suficiente, también mostró su hambre de fama tratando de morder la mano de Ivanovic. No sé lo que los jugadores de Liverpool tienen para el desayuno, pero sin duda no es suficiente. De todos modos, el plan funcionó para Suarez y apareció en todos los medios de comunicación británicos. Ahora, cuando los memes de Suárez con la máscara de Hannibal y los chistes sobre caníbales están inundando Twitter se presenta una pregunta: ¿Cuál es el futuro de Suárez? Él será castigado por muchos partidos e incluso si vuelve, el incidente caníbal le perseguirá para siempre. Como el Liverpool no clasificará a la Liga de Campeones la próxima temporada y Suárez es uno de los 3 mejores jugadores del mundo en este momento, no habrá equipo rico que no quiera contar con él. Su partida a Madrid, Munich o París parece ser una opción obvia. Pero por otro lado es el único jugador de clase mundial que Liverpool tiene, si es que quieren volver a la Liga de Campeones. Si lo mantienen será mejor que aprendan a controlar a su Hannibal. El primer paso se ha hecho, los jefes de la Premier League, conscientes del valor de comercialización de Suarez, le ofreció una terapia de manejo de la ira. Lo bueno para Luis es que ya tiene a Mike Tyson siguiéndolo en Twitter, ahora Charlie Sheen tendrá que seguirlo también.

Técnicos intercambiados
Fue un momento un poco incómodo cuando Rafa Benítez aplaudió a los aficionados del Liverpool durante el partido de los reds contra el Chelsea. El problema es que Rafa, entrenador del Chelsea, no es querido por sus propios aficionados, mientras sí es amado por sus feroces rivales. Por el contrario, el entrenador del Liverpool, Brendan Rodgers, pasó varios años en la cantera del Chelsea y es considerado como uno de los seguidores de José Mourinho.

Los seguidores de los equipos estaban muy confundidos ¿apoyar a su entrenador favorito o más bien a su equipo dirigido por el entrenador que no les gusta? Eso es imposible de responder.

En el terreno de juego Rafa parecía tener una táctica ganadora de 97 minutos donde su equipo  jugaría mal y ganaría. Rodgers ejecutó un perfecto cambio en el mediotiempo con Sturridge ingresando y participando en los dos goles, incluído el último en el minuto 96, que le dio el empate al Liverpool.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo