Las tres cosas que hemos aprendido esta semana en la Premier League

Aquí El Gráfico te presenta algunas conclusiones de una de las ligas más importantes del mundo.

Por

Por Alexander Korab desde Londres

Mejor que Oprah
La jubilación de Sir Alex Ferguson se convirtió en noticia mundial. En Inglaterra eclipsó incluso un discurso muy importante de la Reina. Para entender verdaderamente la importancia de Sir Alex, imagina que cuando él comenzó a trabajar con MU en 1986, ‘Top Gun’ era un éxito de taquilla, Megan Fox aún no había nacido, “The Oprah Winfrey Show” golpeaba la televisión de EE.UU. y Madonna cantaba “Papa dont preach” Ah, y MU estaba en el lugar 19 de la liga y se reían de valores.

Ahora, 27 años después, el viejo zorro cambió el rumbo del equipo, ganó 49 trofeos, incluyendo 13 títulos de liga. Un sobreviviente al igual que Oprah. Cuando el mundo estaba viendo la fiesta de despedida en Old Trafford, donde los aficionados del Manchester gritaban Fergie inmortal, uno pudo pensar sólo en una cita, la única que podría describir el fútbol: “El fútbol, maldita sea!”

Un nuevo corazón valiente
La decisión de David Moyes de reemplazar a Sir Alex es muy lógica. El colorín entrenador del Everton, es en muchos sentidos un mini-me de Ferguson. Él es de Escocia, tiene un gran ritmo de trabajo, dedicación y una actitud de nunca rendirse que lo hacen ver como Mel Gibson en Corazón Valiente, pero que normalmente luce como Bambi. Ferguson no oculta que su motivación principal era enterrar al Liverpool (y lo logró con bastante éxito). Moyes es de carácter similar: cuando el Liverpool ganó la Liga de Campeones dejó la ciudad para no ver a los hinchas celebrando en las calles.

Su equipo el Everton, fue armado con unos pocos centavos y ha logrado intimidar a varios equipos de la Premier, incluso estuvo muy cerca de llegar a la Liga de Campeones. Su estilo se basa en la defensa perfectamente organizada, codos duros de los centrocampistas con un toque creativo en ambos flancos, pero lo que lo hace tan similar a Ferguson es la mentalidad ganadora que le inculca a sus jugadores.

La contratación de Moyes es una mala noticia para Wayne Rooney, quien dejó el Everton en conflicto con su entrenador quien lo subió al primer equipo cuando sólo era un chico de 16 años. Rooney solicitó su salida de MU, pero nadie va a llorar en Old Trafford cuando él se mueva al PSG o al Bayern. Rooney ya no es un niño prodigio, y en realidad nunca estuvo entre los mejores jugadores del mundo. Pero si no se encuentra a nadie que pague su salario monstruoso, tendrá que quedarse con MU de forma muy incómoda durante dos años.

 Roberto y Roberto
Después de ganar el título de liga el año pasado el Manchester City de Roberto Mancini se convirtió en un desorden. Criticar a jugadores en público es un signo de cobardía y nunca trae beneficios; el italiano debería solucionar sus problemas en privado. El ex entrenador del Inter no ganó un solo partido en la Liga de Campeones, perdió la liga muy pronto ante el MU y ahora también cayó en la final de la Copa FA ante el Wigan. Manuel Pellegrini, que probablemente sustituirá a Roberto tendrá que limpiar un complicado camarín. Por otro lado el DT del Wigan, Roberto Martínez motivo perfectamente a su lesionado equipo. Su plan táctico fue perfecto y gracias a él David golpeó a Goliat. La ironía de la situación es que a pesar de ganar la copa Wigan necesitará un milagro para evitar el descenso. Pero si hay alguien que puede hacer posible los milagros es Martínez.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo