Galería: Cinco hitos del Tata Martino como entrenador

El Gráfico te presenta algunos momentos claves del ahora técnico de Alexis Sánchez en el cuadro blaugrana.

Por

Paraguay: la tierra prometida
En 2002, Gerardo Daniel Martino llegó como entrenador de Libertad tras la formación en equipos del ascenso argentino como Almirante Brown de Arrecífes, Platense e Instituto de Córdoba. En la institución guaraní conquistó los torneos de Apertura en 2002 y 2003. Luego, Cerro Porteño apostó por el transandino. Con el Ciclón logró el bicampeonato en 2004 y tras su paso exitoso por el Club del Pueblo, renunció. En 2005, tras un breve paso por Colón, retornó a Libertad, donde ganó dos torneos locales más y alcanzó las semifinales de la Libertadores.

Un sueño Mundial
En 2007, Martino asumió como DT de Paraguay. Con la Albirroja logró llegar de gran manera hasta Sudáfrica 2010. En el Mundial fue el líder del Grupo F, donde quedó fuera Italia. En los octavos de final dio cuenta de Japón por lanzamientos penales (5-3) y por primera vez los guaranies llegaban a cuartos de final. En esa ronda, España los venció por la mínima.

Segundo de América
El ídolo máximo de Newell’s Old Boys llevó a Paraguay hasta la final de la Copa América de 2011 celebrada en Argentina. En su país, Martino le sacó un buen rendimiento al equipo dejando en el camino a Ecuador, Venezuela, Brasil. En la final, la Albirroja cayó inapelablemente por 3-0 frente a Uruguay. Luego de ello renunció a la selección guaraní.

La gran Libertadores
Martino también soñó con el título de clubes. Con figuras como Maxi Rodríguez, Ignacio Scocco y Gabriel Heinze, la Lepra llegó hasta las semifinales de la Copa Libertadores dando cuenta de la U, Deportivo Lara y Olimpia. en la fase de grupos, mientras que en octavos superó a Vélez Sarsfield y en cuartos venció en una dramática definición a penales a Boca. Por la misma vía quedaron fuera frente a Atlético Mineiro.

Y eso que venía a salvarlos del descenso
Sin duda, el único y gran amor futbolístico de Gerardo Martino es Newell’s. El cuadro rosarino realizó una paupérrima campaña en 2011 y durante 15 partidos no supo de victorias. A fines de ese año, el Tata asumió la conducción técnica del equipo con el concepto de sacarlos de la zona de descenso. Habló con cada una de las figuras y con buenas campañas evitó la pérdida de la categoría. En 2013 fue el más regular del año en Argentina y los guió hacia un título. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo