El olvidado paso de Martino por Chile: "Siempre noté que daría que hablar como DT"

El "Tata" arribó a O’Higgins en 1996 de la mano de Roque Alfaro. El ex volante fue destacado por sus compañeros como un tipo serio y que tenía pasta para ser DT.

Por

 Imagen foto_0000000120130722215406.jpg

Gerardo Martino estuvo ocho partidos en O’Higgins / Crédito: Agencia UNO

Por Raúl Toledo Casanova

Llegó como crack a Rancagua a pesar de tener 34 años y se ganó el corazón de la hinchada. De inmediato, el argentino Gerardo Daniel Martino se ganó al público de O’Higgins, aunque sólo estuvo en once partidos defendiendo los colores de la Celeste. Su arribo fue en 1996 de la mano de Roque Alfaro, quien asumió el proyecto del Capo de Provincia en un momento complicado para la institución.

En ese plantel, el Tata llegó a la zona en compañía de Ariel Cozzoni y del recordado Norberto Retamal. También, en esa ocasión tuvo por compañeros a Roberto Tomatín Rojas, Joel Molina, Rodrigo Pérez, Mario Núñez, Mauro Meléndez, Clarence Acuña y el Polo Arancibia entre otros. Su mejor partido fue frente a la Universidad de Chile en la victoria por 4-1.

“La verdad que siempre fue un caballero y tuve la oportunidad de conocerlo, ya que fui el encargado de pasar a buscarlo y dejarlo en su domicilio para ir a entrenar. Un tipo sencillo, amable y muy profesional. Era muy metódico y se transformó de inmediato en un líder para nosotros. Aportó su experiencia, aunque por poco tiempo. Tengo los mejores recuerdos de él”, dijo el lateral Joel Molina.

Uno de los que también tuvo la oportunidad de estar con el Tata fue Mario Núñez. El Oso, en sus inicios como jugador, aprovechó la experiencia con el avezado Martino para “aprender de la trayectoria que él traía. Siempre tuvo una palabra para los más jóvenes. Quizá no lo conocí tanto, pero tengo los mejores recuerdos. Era un tipazo, muy serio y me acuerdo que en los partidos era una especie de técnico, porque le decía a cada uno qué hacer. Tenía en mente siempre ir adelante de forma inteligente”.

El DT Eduardo Berizzo es uno de los cercanos al ídolo de la Lepra y siempre transmite los mensajes que el Tata hace llegar a sus ex compañeros.

“Tenía arraigado el tema de ser entrenador y siempre noté que el Tata iba a dar que hablar como técnico. Era una persona de mucha llegada y transmitía fácilmente sus mensajes. No se complicaba para nada. Su seriedad y experiencia lo hizo ser un jugador de confianza. Lo lamentable de esa campaña fue que no rendimos lo suficiente, pero tengo los mejores recuerdos. Él va a triunfar en el Barcelona”, adicionó Molina.

En tanto, el artillero acotó que “Martino se merece lo que le está pasando. Siempre aspiró a ser el mejor tanto como jugador y como técnico lo ratificó”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo