Tres cosas que la Premier League nos ha enseñado esta semana

Revisa las cosas que dejó la pasada fecha de la liga inglesa.

Por

Imagen foto_0000000120131203110039.jpg

Por Alexander Korab

No te metas con Michael Jackson
Lo hemos visto antes: un técnico veterano recoge a un grupo de experimentados no deseados en los clubes más grandes. Él les enseña, les recuerda su glorioso pasado dándoles confianza en sí mismos y los envía de nuevo al campo. Y… ¡apestan! Le pasó a Martin Jol, quien fue despedido el domingo después de armar su equipo en Fulham con antiguas estrellas de la PL como Berbatov, Bent, Parker, Riise, Senderos, Duff, o el ganador de la Euro 2004, de 36 años, Karagounis. Y no hubo recompensa. Los equipos exitosos de la liga en este momento se basan en rendimiento de alto octanaje, en constante funcionamiento y eso es algo que alguien de 36 años de edad no puede hacer aunque esté muy en forma. Es bueno tener uno o dos jugadores con experiencia (Terry y Gerrard anotaron este fin de semana), pero no sólo a ellos: no se puede ganar nada sin jóvenes. Jol fue reemplazado por René Meulensteen, a quien él contrató como asistente hace apenas unas semanas. Meulensteen llegó al Fulham desde Anzhi donde fue el reemplazante de Guus Hiddink, luego de que Hiddink lo contratara como… su ayudante. René parece un buen tipo, pero mejor no lo contrate como su asistente…

Sin embargo, en defensa de Jol en realidad no es su culpa. La mala serie comenzó cuando el nuevo propietario del Fulham e imitador paquistaní de Ron Jeremy, Shahid Khan decidió… retirar la estatua de Michael Jackson que había puesto afuera del estadio Craven Cottage el ex propietario egipcio Mohamed Al Fayed. Jacko era un gran fanático del Fulham (estoy bromeando, no lo era, pero asistió a un partido del Fulham una vez) y eso fue suficiente para erigir su estatua en lugar de ex cracks del Fulham como George Best o Bobby Robson. De todos modos, desde que retiraron a Jackson Fulham ganó sólo 2 partidos y perdió 7, siendo nockeado incluso por Leicester City, de una división inferior. Beat it, Fulham!

Gente que odia a los Tigers (Tigres)
Eso no es todo acerca de propietarios de locos. El domingo los Hull City Tigers derrotaron al Liverpool por primera vez en 109 años de historia, pero sus fanáticos estaban más confundidos que felices cantando “Somos Hull City, vamos a morir cuando queramos”. No está claro si eso es sólo incompetencia biológica o una impresionante creencia en la posibilidad de vencer a la naturaleza, pero lo que está claro es que no están contentos con que su nuevo propietario, otro egipcio Assem Allam, esté tratando de cambiar el nombre de un club de 109 años de “aburrido” City a “emocionantes” Tigers (Tigres). La verdadera razón es, por supuesto, hacer que el pequeño club de la olvidada ciudad del noreste de Inglaterra sea más comerciable para los clientes del Lejano Oriente. Es un terrible efecto secundario del éxito global de la Premiership.

Los clubes que juegan ahí no son parte de la comunidad local ni bienes de sus hinchas locales, sino simplemente otro producto de marketing. Y la única manera de competir con estos gigantes globales es encontrar los recursos globales. Es por eso que la mayoría de la Premiership tiene estos extravagantes propietarios extranjeros que invierten su dinero y tratan a los equipos como activos financieros y/o juguetes personales (como el propietario malayo del Cardiff, que cambió sus colores tradicionales de azul a rojo, porque cree que el rojo es suerte o Abramovich del Chelsea, obligando a los aficionados a ver a Fernando Torres todas las semanas). Es fácil moralizar aquí pero, ¿qué dirían los aficionados de Barnechea si cambiaran sus colores de azul a arco iris y debiesen usar narices de payaso si su equipo tiene la oportunidad de jugar en la Premier League? Me temo que muchos de ellos lo harían. Pero volviendo al Hull y todo ese lío con los Tigers desvía la atención de Steve Bruce, quien construyó un equipo interesante de jugadores desconocidos, incluso en Inglaterra. Y si los nuevos propietarios quieren tener animales en el nombre, ¿por qué en vez de un aburrido Tigre  no cambiar el nombre a Hull Tarsiers (primate)? parece que ellos ya fuman lo mismo que los propietarios extranjeros.

¡No dejen de arreglar los partidos!
Tuvimos un escándalo de arreglo de partidos la semana pasada en Inglaterra y quien haya sido el que arregló los juegos del fin de semana era fanático del Arsenal. Perdió el Liverpool, los Spurs y el MU dejaron puntos en el camino, Chelsea ganó pero por suerte y sí el City ganó también, pero jugó en casa, así que no cuenta. Me pregunto cómo estas personas arreglan partidos en la vida real, ¿están sentados en la mesa de reunión en la sala de conferencias y en algún momento uno de ellos dice: “Y si no quieres escuchar los resultados de mañana, por favor sal de la habitación?” Y si arreglan partidos, tal vez nosotros no deberíamos cambiar eso, porque por primera vez: no se sabe qué juegos van a arreglar y a qué equipo van a detener, o si los competidores mafiosos no pagarán más para respaldar al otro equipo, por lo que hay imprevisibilidad y espíritu del deporte también. Y para el segundo que arreglan los resultados, lo hacen con muchos muchos goles. Si usted vio la Premiership este fin de semana vio un promedio de 3,75 goles y eso hace que los aficionados recuerden los tiempos de la canción “Arsenal Uno -nil” y se mareen. Pero en realidad la bonanza de goles es efecto de la ofensiva, del fútbol enérgico y agresivo que todos los equipos (excepto Fulham) están jugando en este momento, porque esa es la única manera de sobrevivir en la más entretenida de las ligas. Y, por supuesto, ¡sin meterse con Jacko!

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo