Ecuador llega a su tercer Mundial otra vez de la mano de un colombiano

Reinaldo Rueda clasificó al combinado tricolor y emuló lo hicieron antes sus compatriotas Hernán "Bolillo" Gómez (2002) y Luis Fernando Suárez (2006).

Por

 

Imagen foto_0000000120131206134526.jpg
Reinaldo Rueda / AFP

EFE

Ecuador llegará en Brasil a su tercer Mundial de fútbol de la mano, una vez más, de un técnico colombiano. Reinaldo Rueda, quien clasificó al combinado tricolor y emuló lo hicieron con anterioridad sus compatriotas Hernán “Bolillo” Gómez (2002) y Luis Fernando Suárez (2006).

El equipo debutó en un Mundial en Corea del Sur y Japón en 2002, en el que tras perder con Italia (2-0) y México, logró el primer triunfo por 1-0 contra Croacia, con gol de Edison Méndez.

En esa oportunidad el equipo contó con la dirección técnica del colombiano Hernán “Bolillo” Gómez, quien renunció tras el Mundial y fue reemplazado por su compatriota Luis Fernando Suárez.

Este corrigió el rumbo del equipo e incluyó a nuevos elementos, como la actual figura Luis Antonio Valencia, y llevó al cuadro a la segunda clasificación consecutiva en el Mundial de Alemania 2006.

En el país germano, Ecuador debutó con triunfo por 2-0 sobre Polonia y siguió con otro por 3-0 frente a Costa Rica, lo que le dio el pase. Cayó 3-0 ante Alemania y se metió como segunda de grupo en octavos, en los que cayó por 1-0 ante Inglaterra.

Suárez también renunció después del Mundial y en su puesto llegó el ecuatoriano Sixto Vizuete, con el que Ecuador se quedó a un paso de Sudáfrica 2010.

El presidente de la Federación de Ecuador, Luis Chiriboga, volvió su mirada a los técnicos colombianos, tal como hizo con “Bolillo” Gómez y con Suárez, y acertó en la contratación de Reinaldo Rueda.

Sin embargo, no todo resultó “color de rosa” para Rueda, que a punto estuvo de irse del equipo por los malos resultados. Chiriboga ratificó a Rueda con anterioridad a las eliminatorias para Brasil 2014, en las que debutó con triunfo por 2-0 sobre Venezuela.

La victoria aplacó las críticas. En la tercera jornada perdió por 2-1 ante Paraguay y cuatro días después triunfó por 2-0 sobre Perú.

Las dudas volvieron a invadir a los ecuatorianos cuando, en la quinta jornada, el equipo recibió la mayor goleada del proceso eliminatorio al caer por 4-0 ante Argentina.

Uno de los triunfos más valorados por Rueda y su equipo se dio en la sexta jornada, al imponerse por 1-0 sobre Colombia, y en la siguiente derrotó por 1-0 a Bolivia.

En la octava jornada empató por 1-1 en su visita a Uruguay, pero se produjo una protesta generalizada de los ecuatorianos contra el arbitraje del paraguayo Carlos Amarilla, que llegó hasta la FIFA, pues se sintieron perjudicados por las decisiones del juez.

A partir de esa jornada la selección ecuatoriana tomó impulso, se impuso por 3-1 a Chile, empató por 1-1 ante Venezuela, goleó por 4-1 a Paraguay, resbaló por 1-0 ante Perú, empató por 1-1 frente a Argentina, cayó por 1-0 en su visita a Colombia, empató por 1-1 con Bolivia, derrotó por 1-0 a Uruguay y perdió por 2-1 ante Chile, partido en el que pese a ello certificó su clasificación directa al acabar cuarta en la liguilla.

Además de Valencia, se consagraron las figuras de Jefferson Montero, Felipe Caicedo y Enner Valencia en las últimas jornadas de las eliminatorias.

Tras la fecha 14, Ecuador perdió definitivamente a uno de sus goleadores, Cristhian Benítez, que murió por problemas de corazón, por lo que el jugador será el gran ausente del mundial de Brasil.

En homenaje a esta figura de la selección ecuatoriana, cuerpo técnico, jugadores y directivos decidieron retirar el número 11 de la plantilla.

Ecuador ha dado muestras de fortaleza en la mitad del campo, debilidades defensivas y un déficit goleador que obligarán a Rueda a hacer un banco de pruebas.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo