Alexis Sánchez y el 2013: El año en que pasó de Niño Maravilla a "jugadorazo"

El tocopillano pasó de la banca en Barcelona a transformarse en uno de los mejores jugadores del plantel, querido por los hinchas y por su técnico Gerardo Martino.

Por
Imagen foto_0000000120131231111505.jpg
Alexis Sánchez fue fundamental en la selección chilena con Jorge Sampaoli en el banco / Foto: Agencia UNO

El Gráfico Chile

Al comenzar el 2013 Alexis Sánchez tenía la dificil misión de seguir demostrando en Europa su potencial futbolístico, sin embargo uno de los mejores jugadores chilenos comenzó el año con problemas en el Barcelona, fuera de la titularidad y con el descontento de los hinchas azulgranas que pedían su salida.

A fines de marzo, ante las constantes burlas de los simpatizantes y preguntas de la prensa sobre su accionar tanto en España como en la selección nacional, el tocopillano lanzó una frase que hasta el día de hoy se recuerda: “Soy un jugadorazo”.

Sánchez sabía que este era su año, que era cosa de tiempo y confianza para que las gambetas, lujos y goles aparecieran, y finalmente no se equivocó. Con el cuadro catalán comenzó a repuntar su nivel futbolístico, siendo fundamental en el cierre del campeonato 2013-14, anotando ocho goles en el segunda mitad de la temporada, ganando la Liga BBVA y la Supercopa de España.

A mitad de año, el cuadro de Barcelona hacía oficial la contratacion del astro brasileño, Neymar Jr, que llegaba a España luego de haberse consagrado con su selección en la Copa Confederaciones 2013. Un nuevo desafío se le imponía al tocopillano, que ya tenía que lidiar con la figura de Lionel Messi, sin embargo el Niño Maravilla supo acomodarse junto al ex jugador del Santos, siendo una dupla letal cuando el rosarino no se encontraba presente.

En el segundo semestre el tocopillano, en 22 partidos oficiales anotó 8 tantos, siendo el más recordado el convertido en el Derby Español, ante un Nou Camp lleno, frente al Real Madrid. Una joya de gol que dejó a los hinchas azulgranas respetando el esfuerzo de Alexis Sánchez, que muchas veces le tocó comenzar los encuentros desde el banco y que fue la solución a varios problemas al cuadro catalán.

Tanto fue su aporte en goles en España, que Sánchez en 109 partidos ha anotado en 34 ocasiones, siendo el cuadro en el que tiene el mejor registro de promedio de goles, de 0,32 por partido.

Con la selección chilena, el tocopillano sigue ganado aplausos. Su rendimiento con Jorge Sampaoli en el banco de La Roja ha ido en aumento, anotando en partidos claves y asistiendo a sus compañeros para marcar el camino que deja a Chile en Brasil 2014

Vistiendo la camiseta de la selección nacional en las clasficiatorias anotó en cuatro oportunidades, todas este 2013. El primero fue en el Estadio Nacional, ante 45 mil personas, cuando el tocopillano aprovechó un rebote en el horizontal en el arco de Bolivia, anotando de cabeza en el área chica. Luego en Barranquilla, Sánchez anotó en doble oportunidad, en el partido que la Roja ganaba en el primer tiempo por tres goles a cero, pero que Colombia igualaría a pocos minutos del final. Para finalizar, el Niño Maravilla se matriculó el primer tanto en el encuentro vital ante Ecuador que le dio a La Roja la clasificación a un nuevo mundial de fútbol.

Además el tocopillano se lució este 2013, en los encuentros amistosos de la selección nacional, tanto en el partido ante Irak, donde Alexis anotó dos golazos, al igual que lo ocurrido en Wembley el 15 de noviembre, cuando enmudeció a la catedral del fútbol, emulando lo realizado por Marcelo Salas en 1998, conviertiendo nuevamente en doble oportunidad.

Alexis Sánchez supo dar vuelta las críticas, demostrando tanto en Barcelona como en la selección chilena, que el potencial futbolístico que posee fue lo que lo llevó a este 2013, pasar de ser un niño maravilla a un jugadorazo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo