Anelka pidió que le "levanten los cargos en su contra" tras gesto antisemita

Tras realizar la "quenelle", gesto considerado antisemita, el futbolista francés señaló que hubo una mala interpretación y que "no soy rascista ni antisemita"

Por

Imagen foto_0000000120140122134208.jpg

Anelka tendrá hasta mañana para apelar a la sanción de cinco partidos que la FA le impuso (Archivo)

EFE

El delantero francés del West Bromiwch Nicolás Anelka afirmó que el polémico gesto de la “quenelle” con el que celebró un gol el 28 de diciembre no es antisemita y pidió a la federación inglesa de fútbol que no le aplique una sanción.

Anelka tiene hasta mañana por la tarde (18.00 GMT) para recurrir las acusaciones del máximo organismo del fútbol inglés, que ayer anunció que su gesto “ofensivo, indecente, insultante e inapropiado” puede costarle un mínimo de cinco partidos de suspensión.

“Yo no soy antisemita ni racista”, sostuvo en su cuenta de Facebook el jugador, de 34 años, amigo del polémico cómico galo Dieudonné M’bala M’bala, que ha popularizado el gesto de la “quenelle” y acumula una deuda de 65.000 euros con el fisco francés a raíz de diversas condenas por declaraciones antisemitas.

El ex futbolista del Arsenal y del Real Madrid reclamó a la FA que “levante los cargos” de los que se le acusa, tras recibir ayer un escrito de 34 páginas en el que la FA argumenta que su conducta cuenta con el agravante de haber hecho referencia a “orígenes étnicos, raciales o religiosos”.

Anelka incluyó en su cuenta de Twitter el enlace a un vídeo en el que el presidente del Consejo Representativo de Instituciones Judías en Francia (CRIF), Roger Cukierman, afirma al diario francés “Le Figaro” que la “quenelle” se puede interpretar como “un gesto de revuelta contra el sistema” cuando “no se hace en un lugar específicamente judío”.

“Qué mejor experto que el señor Cukierman, presidente del CRIF, para explicar muy claramente que mi ‘quenelle’ no se puede interpretar como antisemita”, afirmó Anelka.

La FA contó con la ayuda de un experto académico para interpretar el significado del gesto del delantero, ante lo cual Anelka sostuvo que “habría sido mejor que ese experto fuera francés y viviera en Francia” para poder juzgar “con precisión” su actitud.

Por su parte, el vicepresidente del Consejo de Diputados Judíos Británicos, Jonathan Arkush, lamentó que Anelka “no haya dado muestra de arrepentimiento ni haya pedido perdón por sus acciones”.

“Sé que las normas marcan que la sanción mínima es de cinco partidos y que se trata de la primera vez que comete una ofensa, pero creo que lo que hizo es suficientemente serio para justificar una suspensión más larga”, afirmó Arkush a la agencia local PA.

Una vez concluya el procedimiento iniciado por la FA, el West Bromwich abrirá su propia investigación sobre la conducta de Anelka, que podría recibir una sanción por parte de la entidad.

El gesto del francés ya ha supuesto un revés para la economía del club, que ha visto cómo el patrocinador de sus camisetas, el portal inmobiliario Zoopla, anunció esta semana que retirará su apoyo al conjunto inglés al final de esta temporada.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo