Entrevista con Roberto Carlos: "Brasil es el favorito, pero no será el Mundial de Neymar"

El histórico jugador brasileño protagoniza la nueva campaña de Umbro inspirada en el "gol imposible" que le anotó de tiro libre a Francia en 1997.

Por

 

Imagen foto_0000001120140129205325.jpg
Roberto Carlos hoy, a los 40 años, feliz a cargo del Sivasspor de Turquía / Foto: gentileza

Por Andrés Del Brutto

@El_Editor

Roberto Carlos cumplirá 41 años el próximo 10 de abril. “Vivo feliz”, dice sonriendo.

Más allá del alcance de nombre con el cantante del millón de amigos, justamente una de las características que más se recuerdan del talentoso lateral brasileño es justamente su sonrisa. En Chile muchos se quedaron con esa imagen en los partidos que disputó en Santiago por las eliminatorias mundialistas. “Este sonríe y saluda a todos, pero te muele a patadas”, mascullaban los hinchas en las frías tribunas del Estadio Nacional.

Roberto Carlos, en todo caso, fue mucho más que un duro defensor. Su fama le precedía antes de comenzar los partidos. Dueño de un potentísimo remate y de un gran despliegue dentro de la cancha, se adueñó del puesto en Real Madrid durante once años. En España se comentaba, muchos delanteros dejaban de atacar por el lado donde defendía el brasileño… sólo porque él marcaba ese sector.

“Vivo feliz, ahora soy técnico”, repite sonriendo vía Skype desde Turquía, donde entrena al Sivasspor de la primera división. Aunque ahora vive el fútbol parado sobre la línea de cal, apenas un año y medio atrás todavía despuntaba el vicio en el Anzhi ruso, donde con 39 años anotó 5 goles en 28 partidos. De aquella experiencia en el “millonario” club donde compartió formación con el camerunés Samuel Eto’o, se recuerda la férrea oposición de Roberto Carlos hacia las manifestaciones racistas de algunas hinchadas rivales. En una de esas situaciones, simplemente se acercó al árbitro, le dio la mano y le dijo: “Así no puedo seguir, me voy”, para luego abandonar el campo de juego.

El nombre de Roberto Carlos vuelve a sonar por estos lados en el marco de la nueva campaña de Umbro, la marca con la que jugó varios años y hoy lo auspicia. “Golazos” es el nombre del concurso que toma como inspiración aquel gol imposible que le anotó a Francia en 1997 y que invita a los hinchas a grabar sus mejores goles para participar en el sorteo de un viaje al Mundial. Desde Turquía, donde su  Sivasspor marcha tercero en el campeonato local, y con la excusa de aquel inolvidable tiro libre para iniciar la conversación, Roberto Carlos vuelve a sonreír: “Sí, el Sivasspor va bien en el campeonato”.

¿Qué diferencias hay entre ser jugador y entrenador?

Se aprende muchísimo, lo que no veía como jugador, ahora lo veo como técnico. Vas aprendiendo a identificar muchos detalles. Cada jugador con sus ideas, hablando de forma diferente. Para ser DT hay que buscar sistemas tácticos, programar esquemas, se piensa demasiado, yo me divierto. Me siento más ocmpleto, he mejorado mucho. Soy feliz haciendo esto.

¿Llegas a estresarte organizando todas esas cosas?

Ahora pienso 18 horas al días, antes sólo 2 -responde entre risas-.

¿Qué enseñas como entrenador?

Como te decía, lo paso bien. Y eso es porque para mí el fútbol lo es todo. Ha sido así durante toda mi carrera y ahora es igual. Entonces, todo lo que aprendí como jugador y durante mi vida trato de pasarlo a los jugadores.

Ya que hablas de lo que aprendiste en tu carrera, ¿siempre quisiste ser futbolista?

En Brasil tienes que ser futbolista o cantante. Tenía fe de que podía ser alguien. Cuando nací mi padre me regaló una pelota pequeñita. Él siempre quiso que yo fuera jugador. Con tres años de edad ya comencé a tocar la pelota por los campos de Garça, una zona de Sao Paulo. Jugábamos en las calles, caminos de tierra llenos de pozos en los que pasábamos jugando. Era una vida difícil. Yo tenía que estudiar… y luego comenzar a entrenar a los 13 años. Pero realmente nunca creí que fuera un gran jugador. Pero mi madre me veía jugando con mis amigos por la ciudad, e incluso jugando mal, ella me decía: “¡Qué bueno que eres!”. Entonces yo le doy muchísimo valor a mi madre, porque para ella nunca jugaba mal.

¿Qué te quedó de esas experiencias y de esos gestos de tus padres?

Vengo de una familia que me ha educado muchísimo. Mis padres siempre me han dicho: sea profesional, sea correcto, sea hombre. Eso lo traigo hasta hoy conmigo.

EL GOL IMPOSIBLE

¿Cómo recuerdas hoy ese golazo a Francia que es reconocido como el “gol imposible”?

Lo primero que hago es poner la pelota con la válvula hacia mí. Después escuché a Dunga decir: “Está muy lejos para ti”. Después del partido me dijo Zagallo, que él dijo en el banquillo, que si yo metía un gol desde ahí, de esa distancia, de 35 metros, él se iba del banco, pero no lo hizo porque era el entrenador.

Al principio es Dunga el que toma la pelota.

Le pedí el tiro a Dunga, el viento venía desde la derecha. Acomodé la pelota. El remate no era para hacer tanto efecto, pero yo sabía iba hacia el arco. Tenía el botín muy ajustado al pie, a mí me lo hacía a la medida… y luego, al patear, dijo: “Vamos a ver lo que pasa”. Y ese gol ha hecho historia. Y está entre los goles más importantes de mi carrera.

¿Qué pensaste cuando la pelota se iba por afuera de la barrera?

Pensé que no volvía. Es interesante, porque a veces la gente hace análisis del gol. No hay una explicación. Yo rematé hacia el arco, pero no hay explicación. Es una cosa del destino para jamás olvidar… y con esos botines Speciali que nunca olvidaré. ¿Qué hablaste con los jugadores de Francia después del gol? Hablé con Zidane, que estaba en la barrera. Es gracioso, porque todos pensaban que la pelota se iba afuera. Y cuando pateo, los jugadores franceses voltean para verla y comienzan a salir. La pelota hizo una parábola increíble. Y Zidane se reía porque él me decía: “Sólo tú puedes hacer cosas como esta”. Y yo le decía, “tú también”, porque Zidane es un fenómeno.

¿Tienes fotos de ese gol?

Tengo todo, tengo la zapatilla y la camiseta en mi museo en Brasil.

EL MUNDIAL QUE SE VIENE

¿Cómo proyectas el Mundial de Brasil?

Va a ser buenísimo. Al principio hubo muchísimas protestas, la gente no entendía por qué tantos estadios tan caros frente a escuelas y hospitales pobres. Creo que el gobierno ha entendido que si puede construir buenos estadios, también puede construir buenos hospitales y escuelas.

¿La selección brasileña tendrá mucha presión?

Los brasileños siempre quieren más. Fuimos subcampeones el 98 y parecía como si hubiésemos sido últimos. Brasil quiere siempre el primer puesto. Mi país es de sufrimiento, la gente quiere que la selección gane para que pase la crisis económica o para tener alguna alegría. Nosotros entonces tenemos una presión enorme, teníamos que jugar sabiendo que somos responsables de darle una alegría al país y borrar los problemas.

Debe ser difícil de llevar.

Yo participé de tres mundiales, y después de cada uno de ellos, cuando volvía a Brasil, parecía que me quitaba un peso de encima. Dormía y descansaba, veía a mi familia y a mis amigos, sólo quería estar con ellos. Imagínate, son 45 días en los que sólo piensas en fútbol. No era fácil, pero yo me divertía. Eso sí, cuando terminaba el Mundial, llegaba a casa y… uf… me relajaba.

Entonces, considerando eso, ¿cómo le irá a la selección brasileña?

Es cierto, habrá mucha presión para Brasil, pero creo que hará un gran Mundial después de lo que hizo en la Copa Confederaciones. Scolari esta armando una base fuerte con jóvenes. Creo que eso puede generar una gran combinación: dentro y fuera de la cancha puede ser una gran selección, con buena organización y con la gente divirtiéndose.

¿Qué otros equipos estarán en la pelea por el título?

Italia, Alemania y España. Uruguay siempre se acomoda y de Argentina es difícil hablar, porque no ha ganado títulos hace mucho. Hay que ver cómo jugarán el mundial, por ahí sorprenden y se meten en la final.

¿Qué opinas de Chile?

Está entre las selecciones que pueden sorprender y mostrar un juego atractivo, pero no me atrevería a decir hasta dónde pueden llegar.

¿Será este el Mundial de Neymar?

Para mí, creo que no será el mundial de Neymar. Aunque sea joven, Brasil tiene jugadores que deben asumir la responsabilidad antes que él. Sé que jugará bien, pero no se lo puede presionar tanto en este nivel, porque recién llegó a Europa. Primero deben ser otros lo que asuman la presión.

A partir de tu experiencia con más de 15 años en la selección, ¿ves que el equipo tiene lo necesario para ganar el Mundial?

Brasil siempre ha tenido mucha calidad. Con su llegada, Scolari ha conseguido imponer su carácter y estilo, conoce a los jugadores, ya sabe lo que es ser campeón, es fácil trabajar con él y los jugadores lo entienden. Son detalles muy importantes para iluionarse con un buen Mundial para Brasil.

EL CONCURSOEn su época de jugador, Roberto Carlos usaba Umbro Speciali cuando anotó lo que mundialmente se conoce como “el gol imposible” o “el mejor tiro libre que nunca se ha hecho”, en el partido del “Scratch” contra Francia en Le Tournoi, en 1997.

Inspirados en ese gol emblemático, que dio la vuelta al mundo, Umbro se asoció con el ex campeón del mundo para encontrar una nueva generación de golazos.

El concurso consiste en que jugadores de todo el mundo graben y compartan sus propios golazos a través de una aplicación especial de Umbro.

Roberto Carlos seleccionará a cinco ganadores, quienes vivirán una increíble experiencia del fútbol brasileño, la que incluye:
– Viaje a Brasil para el ganador (más un acompañante)
– Sesión de habilidades de fútbol con Roberto Carlos
– Aprender a jugar de la manera brasileña con el club profesional Atlético Paranaense, en una de las mejores instalaciones de fútbol en Brasil.
– Entradas VIP para el partido inaugural en el nuevo estadio del Club Atlético Paranaense en Curitiba, una de las 12 sedes de la Copa Mundial.
– Kit de ropa Umbro

Sobre este concurso, Roberto Carlos dijo que “todavía me preguntan sobre ese gol y cómo lo marqué. La gente ha tratado de analizarlo y no hay ninguna explicación para ello. No puedo explicarlo. ¿Cómo puede alguien explicar lo que la pelota va a hacer? Es el destino. Fue un gol para no olvidar jamás y un par de zapatos que son de nuestra historia”.

“Un golazo puede ser de muchas formas, así que estoy ansioso por ver lo que los futbolistas de todo el mundo pueden hacer. Este 2014 es un gran año para el fútbol brasileño y esta competencia es también una gran manera de comenzar las celebraciones de los noventa años de Umbro”.

La aplicación Umbro Golazo permite a los jugadores de fútbol de todo el mundo subir videos de sus mejores goles y luego compartirlos con sus amigos en línea. La aplicación también permite ver otros videos de goles y votar por los favoritos.

Está disponible tanto para smartphones iOS, Androids y Tablets; y se puede descargar desde The App Store y la tienda de Google Play. Los usuarios de Facebook también pueden participar en el concurso a través del Fanpage de Umbro.
Sube tu video con la aplicación Umbro Golazo y los cinco mejores goles, seleccionados por Roberto Carlos, pasarán una semana de entrenamiento en una de las academias de fútbol más importantes de Brasil aprendiendo “jogo bonito”.

Para descargar la aplicación, visite www.umbrogolaco.com o facebook.com/umbro. Usa el hashtag #UmbroGolaço para compartir tu video en Twitter y obtener el apoyo de sus amigos y familiares.

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo