Con golazo de Bale, Real Madrid se aferra al liderato en España

Sin Cristiano Ronaldo, el equipo merengue venció por 3-0 al Elche y es el único puntero en la liga española.

Por
Imagen foto_0000000120140222131322.jpg
EFE.

EFE

Un latigazo del galés Gareth Bale a la escuadra desde más de 30 metros dio luz a un partido gris del Real Madrid ante el Elche, que resolvió a base de individualidades, con el argentino Ángel Di María tirando de su equipo e Isco Alarcón reivindicándose en los pocos minutos que le concede el técnico italiano Carlo Ancelotti (3-0).

Salió fuerte el Real Madrid buscando el gol. Con Benzema mostrando la confianza del máximo goleador blanco del año, recortando y probando abajo a Manu Herrera a los tres minutos, que no pudo detener su disparo y el efecto a punto estuvo de jugarle una mala pasada.

El Bernabéu salió del bostezo cuando Di María lanzó carreras en solitario que acababan en disparos o centros, como el que remató desviado Jesé antes de que el aficionado se levantase del asiento para celebrar el inesperado gol de Illarramendi.

Llegó de un saque de esquina que no debió sacarse por fuera de juego del delantero francés Karim Benzema. El rechazo cayó a la frontal donde ‘Illarra’ soltó un derechazo que se envenenó tras tocar en Lombán. El Elche, protestó la jugada viendo que su propuesta se caía.

Ancelotti es poco dado a los cambios. Tarda mucho en hacerlos. Hasta cuando su equipo no carbura. El enfado de su afición pasó al olvido cuando Bale, que tenía tantas ganas de agradar que había mostrado algo de egoísmo en varias acciones, hizo uno de los goles del año de la nada. Controló un balón y soltó un disparo potentísimo que entró a la red tras tocar la madera con violencia.

El duelo estaba sentenciado y era el escenario en el que entraba Isco. Era un día para recuperar el protagonismo, con más minutos, pero al malagueño no le importó tener tan solo 17. Marcó con su clase, con control y definición perfecta a la salida del portero, y dejó jugadas de calidad. Con magia lanzó un contragolpe que dejó solo a Morata.

El canterano, con ansía de gol, apostó por chutar antes que por regalar el tanto a Bale con la portería vacía para marcar. Fue el cierre de un partido de transición. Un día en el que el Real Madrid ganó sin Ramos, Modric y Cristiano Ronaldo y dirigido por un gris Xabi Alonso. Lo bueno ya llama a su puerta.

Mira aquí el golazo de Bale.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo