Una nueva amenaza enfrentan las autoridades brasileñas a 45 días del Mundial

A la delincuencia, la reventa de entradas y la lucha contra el rascimo, ahora el Gobierno deberá combatir la prostitución infantil, la nueva amenaza de cara a la Copa del Mundo

Por

Imagen foto_0000000120140428135822.jpg

El combate a la violencia en los barrios de Río de Janeiro, entre otras ciudades han captado la atención mundial a 45 días de la Copa (AFP).

El Gráfico Chile-EFE

La realización del Mundial en Brasil no ha sido una tarea fácil para nadie. La demora en la costrucción de los estadios es un tema. Otro, es el que las autoridades locales han debido enfrentar en temas sociales como la delincuencia, la violencia y la exacerbada molestia que el pueblo brasileño le ha enrostrado al gobierno por la gran cantidad de dinero que se ha desembolsado en la construcción de los recintos deportivos.

La violencia en las favela ha acaparado la atención mundial a días del evento. Hace algunos días, duros enfrentamientos entre la policía y residentes de Río de Janeiro dejó una persona muerta y varios heridos.

El rascismo es otra complicación. Lo sucedido con Dani Alves el pasado fin de semana encendió las alarmas en su país. Es así, como la presidenta Dilma Rousseff señaló vía Twitter que el gobierno dará dura lucha contra la xenofobia.

Ahora hay otro tema que preocupa en el país organizador. La prostitución infantil ha provocado un fuerte dolor de cabeza en las autoridades y es por esa razón que el gobierno afirmó que combatirá con severas medidas la nueva amenaza.

El plan de Brasil contra la prostitución infantil

Brasil prepara severas medidas para combatir la prostitución infantil durante el Mundial de fútbol que se disputará entre junio y julio próximos, para el que se espera la llegada de unos 600.000 extranjeros, informó este lunes el diario O Globo.

En un amplio reportaje, el periódico explicó que el plan contra la prostitución infantil está bajo la responsabilidad de los ministerios de Turismo y Justicia, la Secretaría de Derechos Humanos de la Presidencia, todos los organismos policiales y hasta la Agencia Brasileña de Inteligencia (Abin).

“Hay más de diez campañas permanentes para enfrentar el problema” y serán complementadas con una vigilancia mucho más cercana durante el Mundial, indicó a O Globo la secretaría nacional de Promoción de los Derechos del Niño y el Adolescente, Angélica Goulart.

La funcionaria dijo que representantes del Gobierno brasileño ya han informado a todas las embajadas de los países que disputarán el Mundial que “los turistas son bienvenidos”, pero que Brasil será “muy riguroso” en el combate a la prostitución infantil.

Pese a esos planes, O Globo afirmó que en algunas de las doce ciudades que serán sedes del Mundial ya operan redes volcadas a la captación de niñas y niños dispuestos a prostituirse.

Entre ellas, cita Recife, Salvador, Manaus, Río de Janeiro y Sao Paulo, donde los niños y niñas son buscados por esas redes en los barrios más pobres.

No obstante, el diario dice que también se ha comprobado que operan en otras zonas del país, incluso lejanas a las sedes del Mundial.

La organización no gubernamental Childhood, volcada a la protección de los niños, ha advertido al respecto y manifestado su preocupación por el aumento de la “vulnerabilidad infantil” durante un evento de las dimensiones del Mundial.

Anna Flora Wernack, coordinadora de Childhood, dijo a O Globo que muchos jóvenes “pueden salir del interior del país con la ilusión de ver algún partido o participar en la fiesta”.

Sin embargo, acotó que si luego “no tienen donde quedarse, se vuelven mucho más vulnerables” y pueden convertirse en víctimas de las redes de prostitución.

Wernack también criticó la decisión adoptada por la mayoría de las sedes del Mundial, que han declarado vacaciones escolares a lo largo de todo el torneo.

“Esperamos que esa medida sea revisada, porque la escuela es un punto de apoyo importante que está siendo descartado en forma muy peligrosa por el poder público”, indicó Wernack

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo