El Marsella de Bielsa está en el ojo del huracán por casos de corrupción

No lo pasa bien el Loco en Francia. Su equipo, el Olympique de Marsella, está siendo investigado por amaños de corrupción y sus dirigentes en la cárcel.

Por

AFP

El fútbol francés se encuentra este miércoles en el ojo del huracán por dos casos de corrupción destapados en las últimas horas, uno con el Marsella, el club más popular, como protagonista y el otro por amaño de partidos en la segunda división.

Vincent Labrune, presidente del Olympique de Marsella -equipo entrenado esta temporada por el argentino Marcelo Bielsa-, su brazo derecho Philippe Pérez y sus predecesores Jean-Claude Dassier y Pape Diouf, se encuentran entre las 15 personas detenidas desde el martes en un caso en el parecen mezclarse el negocio del fútbol con la delincuencia organizada.

La justicia decidió este miércoles prolongar 24 horas la detención provisional de los arrestados y solo uno de ellos fue puesto en libertad (un administrativo).

La policía judicial francesa busca indicios de “fraude” relacionados con los fichajes de algunos jugadores “en los últimos años”, además de sus “conexiones con la delincuencia organizada” que se desprende de una investigación judicial iniciada en 2011 por “extorsión de fondos, blanqueo y asociación de malhechores”.

Los investigadores han puesto bajo la lupa, sobre todo, el fichaje del delantero André-Pierre Gignac, máximo goleador del equipo actual, del Toulouse al Marsella en 2010, por lo que la policía ha registrado ya en varias ocasiones las oficinas del Marsella en los últimos meses.

Pago de comisiones

La policía sospecha que hubo pago de comisiones y retrocomisiones a personas del entorno futbolístico y del Marsella, informaron fuentes próximas a la investigación.

Este caso, además, estaría relacionado con otro por extorsión a discotecas en Aix en Provence, una ciudad cercana a Marsella, por el que Jacques Mariani, un capo corso, fue condenado en febrero de 2012 a siete años de prisión.

Según los investigadores, se sospecha que un agente de jugadores, cercano al exdirector deportivo del Marsella José Anigo, percibió retrocomisiones por los traspasos de Gignac y de Souleymane Diawara, de las que se beneficiaron varios miembros influyentes de la región.

“Los interrogatorios se inscriben en un marco de investigación iniciada hace dos años por las condiciones de antiguos traspasos de jugadores”, explicó el Marsella en un comunicado, precisando que sus dirigentes “no han dejado de colaborar con la justicia” desde entonces.

“La máxima accionista del club, Margarita Louis-Dreyfus, reiteró [el martes] su determinación para que el Olympique de Marsella sea gestionado respetando las reglas profesionales y éticas y expresó su plena confianza en el actual equipo dirigente, así como en el sistema judicial francés”, agregó el club en su comunicado.

Los seguidores del OM se dividen entre los que han acogido la noticia con fatalismo y los que ven una teoría conspiratoria contra el club, actual líder de la Ligue 1.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo