La humilde y austera vida del club uruguayo que entrena en una plaza

Es la historia del Miramar Misiones: el cuadro apenas llega a fin de mes, su cancha es administrada por unos caseros, y la mayoría del plantel anda a pie. Una realidad que impacta.

Por

Rodrigo Realpe Varela – Enviado especial a Montevideo

De entrada, Carlos María Morales, ex delantero que pasó por el fútbol chileno en los ’90 y que actualmente hace sus primeras armas como entrenador en el Miramar Misiones de la B uruguaya, asevera: “Mirá, quizás si aquí tuviéramos más, qué se yo, un complejo deportivo y un estadio más grande, nosotros perderíamos la ambición, la humildad y nos quedaríamos relegados”.

Su frase puede parecerse al amateurismo que pregona Jorge Sampaoli, pero es la máxima filosófica de un pueblo que respira, come y vive fútbol ante que otras cosas. “Aquí escasea todo, pero es nuestra forma de vivir este deporte, y esta forma nos alimenta los sueños, la ambición y el hambre”, señala Morales.

Y agrega: “somos un país que por distintas circunstancias económicas tenemos un fútbol muy bajo en todos los aspectos y no solo en la segunda división. Aquí a veces no hay para pagar las canchas, escasean las pelotas, los uniformes y nosotros tenemos que hacer de todo”.

La historia de Miramar Misiones puede resumirse como cualquier otra: se trata de un club que fue fundado en 1906, pero que tomó su nombre definitivo en 1980 tras la fusión de Sportivo Miramar y Misiones FC. De su cantera salieron destacados jugadores como Sebastián “Papelito” Fernández y Álvaro “Palito” Pereira, que se suman a Washington Tais y Walter Pandiani, quienes dejaron huella en el conjunto de las “cebritas”.

Sin embargo, su realidad dista mucho de lo que la mayoría de los comunes entiende cómo vive un futbolista profesional. En Parque Batlle, en el corazón del barrio de Carrasco, y en los rincones del estadio Luis Méndez Piana se deja ver una realidad que simplemente impacta.

Algunos datos: Su estadio es administrado por unos caseros, o sea, una familia que vive en el predio y que se encarga de mantener, regar y cortar el césped de la cancha a cambio de un techo. El recinto es único en su especie ¿la razón? pues apenas una pandereta lo separa del estadio del club Centro Español, su eterno rival. O sea, que si un hincha paga un boleto en ese sector podrá ver dos partidos al mismo tiempo. Incluso, ambos estadios están a un par de cuadras del Centenario, por lo que si alguien adquiere una galería allí, podrá ver hasta tres partidos en vivo.

Pero hay más. El club no cuenta con un campo de entrenamiento propio, por lo que cuando llueve, no tienen otra opción que entrenar en la plaza que está enfrente del estadio, tal como lo hicieron esta semana tras las precipitaciones que se dejaron caer en Montevideo. “No tenemos otra chance, es así, si no es en la plaza es una cancha de tierra que está más allá, para nosotros es la costumbre, es lindo, pero entiendo que el que viene de afuera no lo comprende”, admite su DT.

Por si fuera poco, el plantel debe arreglárselas para llegar a fin de mes, pues no reciben un sueldo completo desde enero y el ingreso se debe gracias al pago de la mutual de futbolistas y la Asociación Uruguaya de Fútbol. La radiografía al plantel indica que si bien algunos jugadores hicieron carrera e invirtieron su dinero, otros simplemente están obligados a trabajar en algún oficio o arreglárselas para estudiar por la tarde.

Es el caso del veterano capitán, el defensa central, Alejandro Acosta, de 35 años y que también pasó por Chile (entre 2005 y 2007 defendió los colores Cobresal, O’Higgins y Unión Española). “Aquí hay muchos chicos que se tienen que dedicar a otras cosas. Yo tengo mis ahorros y ahora estoy estudiando mecánica industrial y lo hago por si el día de mañana no sigo vinculado al fútbol”.

En esa línea, el técnico Morales advierte que no es fácil mantener el ánimo y las ganas entre los más jóvenes. “Además de ser entrenador, tenés que ser sicólogo, ser un padre, para que los chicos no decaigan y no pierdan la ambición. Uno tiene que convencer a los jugadores que los estudios están primeros, porque no todos van a triunfar en el fútbol, así para que cuando llegue el momento entiendan que la vida no se acaba después de esto”, reconoce el estratega Morales.

Por si fuera poco, solo cuatros jugadores tienen automovil particular y entre ellos reparten a jugadores que viven lejos, mientras que el resto anda en taxi o micro. “Por suerte somos un grupo bárbaro, no tenemos problemas y entre todos tratamos de ayudarnos”, afirma el capitán Acosta.

La esperanza de vender

Carlos María Morales y el capitán Alejandro Acosta reconocen que este “es un año de sufrimiento para nosotros en lo económico”, y que ahora todas las esperanzas están puestas en vender a uno de los tres juveniles que debutaron este año en el primer equipo.

Se trata del defensa Gabriel Acevedo (19), el volante Joel Pía (18) y el puntero derecho Antonio Oviedo (18). “Los (clubes) grandes ya los están mirando, y ojalá puedan dar un paso en su carrera porque son chicos talentosos y si llega a ocurrir nosotros podríamos pasar a una mejora económica y no vivir tan aproblemado. Son nuestras expectativas para este año”, señala Morales.

Para muchos de los clubes del ascenso, e incluso para varios de primera, la única forma de hacer caja es vender a sus jovenes talentos. “Es nuestra forma de ver el fútbol, para llegar a jugar en un equipo de afuera, que nos ayude a mejorar económicamente. Esto es un sacrifcio que tiene que hacer el jugador cuando juega en Uruguay y lamentablemente la selección no se compara a la realidad de los clubes. La realidad está mal, y nosotros tenemos que cambiarla, pero cuando te das cuenta cómo viven los clubes, que apenas llegan a fin de mes, no queda otra más que aceptarla”, reconoce el ex delantero.

Antes de despedirse, Carlos María Morales aprovecha la instancia para enviar un saludo a viejos conocidos en el fútbol chileno. “Con Mario Salas siempre hablo, con el Coto (Sierra) dejé de hablar hace tiempo, espero que se encuentre bien, lo mismo Miguel Ponce y Nelson Tapia”.

GRAF/RR

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo