Las últimas horas de Borghi después de firmar contrato con Liga de Quito

El Bichi, tratado como un verdadero astro en Ecuador, vio en cancha la caída de su nuevo equipo y de vuelta en Chile siguió jugando golf. Su pretemporada parte el 4 de enero.

Por

Luis Rivera Talpen.- El Gráfico Chile

Es el hombre del momento en Ecuador. La semana pasada llegó de madrugada a ese país y había gran cantidad de medios de esperándolo. Como una estrella. Claudio Borghi, con varios kilos menos, ha generado revuelo con su contratación como nuevo adiestrador del poderoso Liga Deportiva Universitario de Quito.

Con un salario bastante alto para ese mercado (unos 46 millones de pesos al mes para todo el staff), Borghi está esperando que Luis Zubeldía termine su participación en la banca para asumir el nuevo desafío. Y como la pretemporada la iniciará los primeros días de enero, durante sus pocas horas en suelo ecuatoriano se dio el tiempo para ir al estadio.

Vio el partido entre Independiente del Valle y Liga. Estudió al equipo y fue saludado por los hinchas que lo reconocieron en el recinto. Los asistentes le mostraron respeto, pero el resultado no le gustó tanto. Y con razón. Los que serán sus nuevos dirigidos cayeron 3-1 en la súper final con Emelec. Por el trámite, cree que es muy difícil que se revierta esa llave, algo que en cierta forma le perjudicaría, pues el club albo necesita ganar la serie para inscribirse en la Copa Sudamericana. Al menos, sí tendrá la Copa Libertadores.

“Nunca pensó que lo iban a recibir así. Generó revuelo. Es una de las grandes contrataciones de ese país y lo han tratado muy bien. Está sorprendido”, comenta un cercano al Bichi.

“Guardando las proporciones con Chile, Ecuador igual tiene buenas instalaciones. No le desagradó el ambiente”, dicen los que han estado con él. De hecho, entre las “curiosidades” que encontró el estratega en Quito, aparece un reglamento interno que indica que todos los lunes debe entregar al directorio un resumen especializado del partido del fin de semana. La idea de la testera del club es ir analizando al instante el rendimiento, situación que no es común en Chile, según la propia visión del cuerpo técnico. El caso no es sólo con Borghi, es un estatuto.

En Santiago…

El miércoles llegó a Chile junto a Hernán Torres y su nuevo agente, José Luis Carreño, para pasar las fiestas de fin de año. El viernes en la tarde no asistió a una conferencia que tenía agendada en la Universidad Finis Terrae, pero sí concurrió su fiel compañero, el preparador físico Hernán Torres (también participaron Jaime Pizarro y Héctor Tapia).

A eso de las cuatro y media de la tarde, según dicen en la organización del evento, el Bichi avisó que no iría al congreso que comenzó justo dos horas después. Y justificadamente para él: su hijo estaba de cumpleaños.

En medio de las negociaciones, se dio el lujo, también, de volver a hablar con Humberto Suazo y confesarle que lo quiere en su nuevo equipo. Y al sanantonino le gusta la idea. Y pretenden reunirse pronto, es la intención de ambos. “Es una posibilidad y hemos estado en contacto con Chupete”, afirma Torres.

Mientras ese tema se desenreda, Borghi planifica el futuro y juega golf. Lo hace al menos tres veces por semana, le apasiona. El 3 de enero viaja Hernán Torres para iniciar los trabajos. Horas después, lo hará el Bichi. Se viene un nuevo desafío: títulos y una buena campaña en el terreno internacional lo mantendrán en el cargo. Son las exigencias, pero se tiene fe.

GRAF/JR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo