Fabbro tendrá que estudiar a Cobresal y se preocupa por la altitud de El Salvador

El referente de Cerro Porteño reconoce preocupación por los 2.300 metros que presenta el campamento minero. Cree que en el Grupo 8 todos los equipos "juegan muy bien al fútbol".

Por

Luis Rivera Talpen

Nombrar a Jonathan Fabbro en Chile genera una dicotomía. Primero, se puede hablar de su poco fructífero paso por Universidad Católica y, segundo, se puede recordar el golazo que le marcó por Cerro Porteño a Colo Colo en la Copa Libertadores 2011, el que terminó por hundir y eliminar al Cacique en esa experiencia internacional. 

Hoy, el argentino nacionalizado paraguayo, es un jugador consolidado en el plantel azulgrana. Y en la edición 2016 de la Copa Libertadores tendrá que enfrentar a Corinthians y Cobresal, además del ganador de la llave entre Oriente Petrolero y Santa Fe, el último campeón de la Copa Sudamericana. “La verdad es que es un grupo bastante duro, sobre todo porque entraron equipos que juegan muy bien al fútbol. Tenemos que hacer una buena pretemporada para llegar de la mejor manera”, responde Fabbro a El Gráfico Chile.

El mediocampista reconoce que volver a jugar en Chile y, especialmente, en El Salvador hace aún más complicada la tarea. “Hay un clima especial, pero la Libertadores es así. Te toca jugar con equipos donde uno no está acostumbrado a los climas de esos países”, expresa el formado en Argentinos Juniors. ¿De Cobresal? No saben mucho en Asunción, pero “seguro que iremos conociendo más de ellos en la pretemporada”, complementa.

Fabbro reconoce que la altitud de El Salvador puede complicar a los paraguayos y también a los brasileños de Corinthians. “En lo personal a mí no me afecta tanto, pero igual se siente la exigencia cuando se juega a más de dos mil metros”.

Tras el sorteo, Cerro Porteño es cauto para trazar las metas en el certamen. “Lo primero es pasar el grupo, ese es el objetivo”, finaliza Fabbro.

GRAF/LRT

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo