Bayer Leverkusen no se apura: "Aún no hay fecha para el regreso de Aránguiz"

El gerente deportivo, Jonas Boldt, afirma que el club se tomará todo el tiempo necesario para dar de alta al chileno, quien sigue en duda para jugar por la Roja en marzo. Además, confirma que el volante está aprendiendo alemán.

Por

Luis Rivera Talpen

Charles Aránguiz está en Chile para pasar las fiestas de fin de año junto a su familia. Pero no es lo único. También aprovecha el tiempo para continuar con su recuperación luego de ser operado por el corte en el tendón de aquiles de la pierna izquierda. De hecho, el volante asistió algunos días al Centro Deportivo Azul -dónde entrena la U en La Cisterna- para seguir con su tratamiento de kinesiología y de fortalecimiento en gimnasio.

La visita al complejo universitario causó sopresa en algunos, pero considerando que Aránguiz es un aguerrido por naturaleza, en otros sólo acentuó la gran admiración que genera. “Charles es mucho más maduro que cuando llegó Vidal a Alemania. Tiene 26 años y dos hijos. Arturo llegó con 20 y solo”, afirma en conversación con El Gráfico Chile, Jonas Boldt, gerente deportivo de Bayer Leverkusen y el responsable de llevar a Vidal al fútbol europeo, en 2007.

El pasado 20 de agosto fue ese día negro, donde en una práctica y antes de debutar con los farmaceuticos, Aránguiz perdió toda estabilidad en la pierna izquierda. Los meses han pasado y la ausencia del Príncipe en la Roja se nota. Por lo mismo, la fecha del retorno es esperada por los hinchas y especialmente por la misma Selección. Sin embargo, en el club alemán no quieren adelantarse y menos pensar, aún, en que el jugador vuelva en marzo, como indicaban los primeros plazos (Chile juega el 24 y 29 de ese mes ante Argentina y Venezuela).

“Aún no hay fecha para el regreso de Aránguiz. Él se tomará todo el tiempo que necesite para recuperarse, por eso no se puede decir. Cuando pueda, volverá”, explica Boldt, quien, además, no se sorprende por el empeño que ha puesto el chileno para retornar. “Nunca tuve dudas de su actitud, pues lo conozco hace mucho tiempo. Está trabajando fuerte y mejorando cada día, eso me parece muy bien”, añade el funcionario de 33 años.

Y entre tanta pena y conmoción por la gravedad de la dolencia, Aránguiz se ha hecho cercano a mucha gente que trabaja en las instalaciones del Bayer. Y una de las facetas que está desarrollando es el idioma. “Lo visito cada día si estoy en el club. Y por supuesto que estuvo triste después de que se lesionó, porque llegó con mucha ilusión. Pero ahora conoce a más gente y creo que eso le ha ayudado. Está tratando de aprender alemán y cada persona del club le ayuda, considerando que hay varios que hablan español”, confiesa Boldt.

El respaldo de los germanos es total para Aránguiz. Mientras se recupera, el día en que volverá a jugar lo tiene ansioso. Pero sabe que no puede apurar los procesos. La lesión fue grave y los alemanes supervisarán e informarán cuando el mejor jugador de la Copa América 2015 retorne a luchar por el balón, entregue con criterio y pise las dos áreas. Ojalá el tiempo inactivo no borre su sello.

GRAF/LRT

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo