AC Milan, un gigante que no puede reencontrar la elite del fútbol

Los rossonero no consiguen un título local desde 2010/11 y disputaron la final de la Champions League por última vez en el 2006/2007, cuando salieron campeones.

Por
AC Milan, un gigante que no puede reencontrar la elite del fútbol

El Gráfico Chile

El 23 de mayo de 2007 es una fecha que los hinchas del AC Milán tienen guardada a fuego. Hace ya nueve años, los rossonero disputaban la final de la Champions League y vencieron por 2 a 1 a Liverpool en un emocionante partido en el Estadio Olímpico de Grecia. Los dos goles de Filippo Inzaghi le permitieron no sufrir con el postrero descuento de Dirk Kuyt a los 89 minutos y levantaron su séptimo título del máximo torneo de clubes de Europa. 

Lo que nunca imaginarían los hinchas del AC Milán es que desde esa final de Champions League comenzaría lentamente su declive a nivel europeo y de a poco saldrían de la elite del fútbol a la que habían estado acostumbrados durante su larga historia, que comenzó en su fundación en 1899. 

Pese a que eran un habitual y estuvieron quince años seguidos clasificando a torneos continentales, racha que comenzó en 1999/2000 y que incluyó pasos por Champions League y Europa League, lo más lejos que llegarían en su lucha por obtener nuevamente la Orejona desde aquella final de 2007 serían los cuartos de final de 2011/12, un año después de obtener el que sería su último título de la Serie A. 

Y fue precisamente en en ese año, el de su última conquista en Italia, donde comenzarían a encontrar su punto más crítico. Es que desde la salida de Massimiliano Allegri, el último técnico que les daría un título, en la fecha 19 de la temporada 2013/14, los rossonero no han vuelto a encontrar su nivel y por la banca ya han desfilado tres nombres en sólo tres temporadas, a lo que sumarán un cuarto tras el despido de Sinisa Mihajlovic y la asunción de Cristian Brocchi para lo que queda de torneo. 

Clarence Seedorf (18 fechas de la temporada 2013/14), Filippo Inzaghi (2014/2015) y Sinisa Mihajlovic (2015/16 hasta la fecha 32) fueron los encargados de tomar la posta dejada por Allegri, pero estuvieron lejos de reeditar el título de la temporada 2010/2011 o los cuartos de final de la Champions League al año siguiente. Incluso, tras el octavo lugar conseguido en la Serie A 2013/2014, cortarían la racha de clasificaciones seguidas a torneos continentales y con Inzaghi en el banco repetirían el fracaso, quedando en la décima posición y muy lejos de poder acceder a Champions League o Europa League. 

La situación en el presente año del torneo italiano parece no ser muy distinta y no por nada se gestó el despido de Sinisa Mihajlovic. Un sexto lugar los tiene fuera de torneos continentales y están a siete puntos de dar caza a Fiorentina en el quinto puesto para acceder a la fase clasficatoria para la Europa League. Algo que parece difícil a seis fechas del final del campeonato y con un nuevo cambio de técnico. 

En San Siro quedaron atrás los tiempos en que brillaba Inzaghi, Pirlo, Kaká, Ronaldinho, Shevchenko, Rivaldo, Beckham, Cafú, Nesta o Ronaldo, entre muchos otros de la presente época. O remontándose aún más atrás, ya no se ven vistiendo la camiseta rossonera a jugadores como Franco Baresi, Frank Rijkaard, Gianni Rivera, Cesare Maldini, Ruud Gullit o Marco van Basten, por nombrar sólo a algunos. 

Ahora los hinchas de AC Milan han tenido que aguantar a jugadores como Stephan El Shaarawy, Luiz Adriano, Mario Balotelli o a Nigel De Jong portando la jineta de capitán. Al menos, por el momento, la elite del fútbol parece lejana para un equipo que no supo reinventarse, que dejó ver como su planilla se avejentó, que no encontró nuevas generaciones de jugadores y que poco invirtió de todo lo que ganó en su época gloriosa. Los rossonero están pagando sus propios pecados. 

GRAF/GP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo