Rasguños, caídos y faltas por montón: El descontrol en el Chelsea-Tottenham

Los Spurs veían como se les escapaba la posibilidad de ser campeón de la Premier y empezaron a abusar de la pierna fuerte, provocando discusiones y peleas.

Por

El Gráfico Chile

Tottenham vencía cómodamente a Chelsea por 2 a 0 y mantenía la esperanza matemática de ser campeón de la Premier League. Sin embargo, la ansiedad comenzó a apropiarse de los jugadores de los Spurs y perdieron el control del partido. Fue así como los Blues lograron la remontada y le empataron el encuentro con tantos de Gary Cahill en el minuto 58 y Eden Hazard a siete del final, lo que le daba el título a Leicester.

Los Spurs veían como se les escapaba la ilusión de ser campeones y se empezaron a desesperar, abusando de la pierna fuerte para cortar los ataques del Chelsea. Las faltas, que ya habían sido excesivas en el primer tiempo por parte de los jugadores del Tottenham, empezaron a subir de intensidad y los empujones estuvieron a la orden del día. 

Los ánimos terminaron tan caldeados que, tras el pitazo final y en el camino al túnel, hubo un duro encontrón entre Michel Vorm, portero suplente de los Spurs, y Diego Costa. Los pechazos estaban a la orden del día y Guus Hiddink, sin quererlo, terminó en el piso por un empujón recibido en medio de la discusión. 

Pero ese no fue el único enfrentamiento que se vivió en el caliente encuentro que protagonizaron Chelsea y Tottenham y sobre el final del primer tiempo ya se habían mostrado las garras tras un falta de Danny Rose a Willian, quien no aguantó la patada que le propinó el lateral y fue a encararlo. Los pechazos entre ambos comenzaron y los jugadores de ambos equipos se unieron al connato. Como era de esperar, Diego Costa llegó rápidamente y se enfrentó con Mousa Dembelé, que le dio de su propia medicina y le propinó un rasguñazo en la cara. Antes ya habían tenido problemas y el belga le había tirado fluidos nasales en el rostro. 

Un partido caliente que sólo sirvió para la desazón de Tottenham y para que sus jugadores acumulen ocho tarjetas amarillas. Sorprendentemente ninguno terminó expulsado. 

GRAF/GP

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo