De ficción a realidad: El verdadero "Luna de Avellaneda" está en crisis

El club Juventud Unida de Llavallol, donde se filmara la famosa película argentina, está muy cerca de la quiebra por el aumento de las tarifas de los servicios básicos.

Por

El Gráfico Chile-EFE

Si a uno le nombran el actor Ricardo Darín seguramente se les vendrá a la cabeza la galardonada película “El Secreto de sus Ojos”, ya que fue uno de los filmes del actor argentino que mayor alcance internacional tuvo. 

Sin embargo, el trasandino ha protagonizado una gran cantidad de películas y una de ellas es Luna de Avellaneda, que cuenta la historia de un club que se encuentra al borde la quiebra. Aquella cinta fue rodada en la sede del Club Juventud Unida de Llavallol y la ficción se traspasó a la realidad, ya que se encuentran en crisis económica por el aumento de las tarifas de luz, agua y gas, según informó un trabajador de la institución a la agencia EFE. 

“Estamos preocupados por las tarifas y se va a tornar complicado pagar. Nosotros somos un club muy chiquito de 200 socios y es imposible generar ese dinero con los ingresos que tienen el club”, dijo hoy Alejandro Ramírez, profesor de baloncesto del club Juventud Unida de Llavallol, escenario de la cinta estrenada en 2004.

“Estábamos pagando un promedio de 1.500 pesos (103 dólares) por luz y estas últimas dos facturas fueron de alrededor de 8.000 pesos (552 dólares). Para nosotros es muchísimo. Recién llegó la luz, falta el gas y el agua, vamos a ver con qué nos encontramos”, agregó Ramírez.

“Luna de Avellaneda”, protagonizada por Ricardo Darín, cuenta la historia de un club barrial que lucha para evitar la quiebra y fue filmada por Juan José Campanella, director ganador del Óscar a mejor película extranjera por “El secreto de sus ojos”, quien apoyó públicamente al electo presidente argentino Mauricio Macri. 

Paradójicamente, el nuevo jefe de estado de los trasandinos fue quien dictaminó el aumento de las tarifas de los servicios en febrero de este año que tienen al club donde se filmó Luna de Avellaneda al borde de la quiebra. 

“Esto no nos pasa solamente a nosotros, la mayoría de los clubes están en ésta situación. Tenemos más repercusión por haber sido donde se filmó la película”, explicó Ramírez sobre la situación que viven y que los obligó a recortar algunas actividades que se realizaban a la noche para evitar disminuir el consumo de luz artificial.

“No puede ser que para pagar la luz tengamos que hacer actividades, torneos, rifas y bingos y que eso no vaya para mejorar las instalaciones o darles cosas a los chicos, sino para pagar la luz. Vivimos una incertidumbre terrible, como muchas familias que no saben qué va a pasar. De algún lado vamos a sacar el dinero para pagar, algo vamos a inventar, con la esperanza de que pase algo, que se iluminen y digan ‘bueno, los clubes de barrio están exentos de estos aumentos"”, sentenció Ramírez.

GRAF/GP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo