Saúl podrá vengarse del "bullying" que sufrió en las canteras de Real Madrid

La ahora gran promesa de Atlético de Madrid probó suerte en las inferiores de los merengues, pero tuvo que irse por los malos tratos que recibió.

Por

Círculo Central La vida y el fútbol dan muchas vueltas y eso bien lo sabe Saúl Ñíguez. La gran promesa de Atlético de Madrid se ha ganado un puesto como titular en el equipo de Diego Simeone y fue uno de los héroes de la semifinal ante Bayern Munich, marcando el gol que les dio la victoria en el partido de ida disputad en el Vicente Calderón.  Pero antes de consagrarse como indiscutido en el equipo del Cholo, el mediocampista tuvo que recorrer un largo camino y su travesía para convertirse en futbolista profesional empezó a los 11 años, cuando dejó Elche para irse a la cantera de Real Madrid. Pero en la Casa Blanca terminaría viviendo sus peores momentos y sufrió de un bullying que lo obligó a irse para probar nuevos horizontes.  En una entrevista concedida al diario El Mundo de España en febrero de este año, el joven Saúl cuenta los malos momentos que vivió siendo canterano de los merengues y el bullying que sufrió. “Pasaron cosas extradeportivas. Lo deportivo iba bien, pero bueno, fueron esas cosas extradeportivas, que no podía vivirlas un chico de 11-12 años (…) Me robaban zapatos, comida, me pusieron un castigo de no poder pisar Valdebebas durante dos semanas por cosas que yo no había hecho… Le pasaron una carta al entrenador diciendo que era yo quien la había escrito… Yo dije que no había sido porque realmente no había sido yo”, contó en aquel entonces sobre la negra etapa en Real Madrid.  Con estos antecedentes, el mediocampista prefirió tomar sus cosas y buscar nuevos rumbos para triunfar como futbolista profesional, manteniendo la confianza que triunfaría en otro lado. “Desde pequeñito tenía mucha confianza en mí y, por ejemplo, cuando me fui del Madrid sabía que no se acababa el mundo, que yo iba a jugar donde fuera. Yo sólo quería disfrutar”, contó Saúl hace unos meses en la entrevista concedida a El Mundo.  En ese periodo donde se encontraba buscando club, Saúl Ñíguez recibió un apoyo fundamental, el de Pepe Fernández. Además de ser uno de sus entrenadores en los difíciles momentos que vivió en Real Madrid, luego fue el encargado que llegara a la cantera de Atlético de Madrid y comience su camino a ser profesional.  “De pequeño era mi entrenador, una persona que me ayudó en mis momentos más débiles. Cuando peor estaba yo, cuando decidí irme por unas circunstancias extrafutbolísticas del anterior equipo en el que estaba, cuando estaba en mi casa pensando dónde iba a jugar, me llamó y me dijo que me viniese al Atlético, que él me iba a cuidar, que aquí era todo totalmente distinto a lo que habíamos vivido. Porque él también vivió una etapa difícil en lo extradeportivo el año que yo coincidí con él. Fue una etapa un poco difícil. Vinimos aquí al Atlético y vivimos grandes momentos junto”, agregó.  El resto de la historia es conocida. El joven volante subió al primer equipo y ahora, con sus 21 años, es una pieza clave en el equipo de Diego Simeone, teniendo la posibilidad de conseguir la Champions League contra el equipo del que se vio obligado a salir por los malos tratos. El guión parece perfecto para Saúl Ñíguez.  GRAF/GP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo