La clase está intacta: la noche en que Aránguiz volvió a la Roja y debutó con Pizzi

El Príncipe se estrenó con Macanudo en una presentación donde demostró que será pieza clave en la Copa América Centenario y Clasificatorias.

Por

Rodrigo Realpe V., enviado especial a Viña del Mar Noche especial para Charles Aránguiz. El volante volvió a vestir la 20 de la selección chilena y por primera vez sumó minutos bajo las órdenes de Juan Antonio Pizzi tras la dura lesión al tendón de Aquiles que sufrió en agosto de 2015 y que recién a fines de marzo le permitió volver a jugar en su club, Bayer Leverkusen. El Príncipe demostró en la cancha del estadio Sausalito que clase y la técnica están intactas. Pese a que en el primer minuto de juego el mediocampista perdió un balón provocando la primera opción de peligro para los jamaicanos, con el correr del reloj se fue afianzando en la cancha y demostrando que está llamado a ser pieza inamovible en el esquema del Macanudo. Pases a la perfección, a tres dedos, milimétricos y siempre con algo de veneno, Aránguiz fue uno de los que manejó los hilos del mediocampo chileno pese al discreto nivel de juego que la selección campeona de América exhibió ante los Reggae Boyz en el partido de despedida ante su gente antes de la Copa Centenario. Pero la entrega perfecta de balones y la búsqueda del peligro no sólo fue parte del libreto que el puentealtino mostró en Viña del Mar. El del Leverkusen fue uno de los que más corrió ante los caribeños, completando así una actuación por sobre la media y que pese al 1-2 dejó un buen sabor de boca considerando que en el horizonte aparecen las Clasificatorias a Rusia 2018. GRAF/CS

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo