Zidane pasó de llegar de urgencia a Madrid a ser el primer DT francés en ganar la Champions

El galo ha tenido una meteórica carrera en los merengues y llegó para darle un nuevo aire a un equipo que estaba sufriendo con Rafael Benítez.

Por

Círculo Central El 2016 no comenzó con el pie derecho para Real Madrid. En el primer partido del año, disputado el 3 de enero, los merengues empataron con Valencia y veían como la opción de pelearle el título a Barcelona se alejaba. La situación de Rafael Benítez se hacía insostenible en la banca y pese a que estaban en el tercer lugar, el quiebre del técnico con la hinchada y sus propios jugadores, además de los cuatro empates y las tres derrotas cosechadas en las dieciocho fechas que se habían jugado, llevaron a Florentino Pérez a tomar la decisión de despedirlo.  La era del español llegaba a su fin y Zinedine Zidane ascendía desde las juveniles para tomar el mando del primer equipo. El francés, ídolo de los merengues, tenía la misión de reconstruir la mística del club donde brillara como jugador y buscar desde la banca los mismos éxitos conseguidos cuando vestía la camiseta blanca.  La era de Zizou comenzaba oficialmente el 9 de enero y lo hacía de forma alentadora. Una goleada por 5 a 0 al Deportivo La Coruña daba inicio al mandato del francés y esa sería sólo una porción del éxito que se le avecinaba a Real Madrid.  Convencidos por el juego de un técnico que sabía lo que era brillar en el Santiago Bernabéu, los merengues, pese a que Zidane no tuvo un comienzo fácil, empezaron a repuntar poco a poco y así encadenaron una racha de siete partidos sin perder, la que cortaría Atlético de Madrid al vencerlos en el clásico de la ciudad por 1 a 0. A la postre ese sería el único tropiezo de Zinedine Zidane en la Liga de España al mando de un equipo que empezó a entender su mensaje. En paralelo al torneo español, los capitalinos eliminaban a Roma con un doble 2 a 0 de los octavos de final de la Champions League y seguían en camino a obtener la undécima, el que a esa altura era el único gran objetivo que les quedaba por estar resagado en la lucha por el título.  Sin embargo, la opción de levantar la corona en España volvía a abrirse con una mala racha de Barcelona y Real Madrid cumpliendo con ganar todos los partidos que jugaba, incluido el clásico disputado en el Camp Nou, donde se impusieron por 2 a 1. Pero el repunte sobre el final, donde vencieron en doce partidos consecutivos, no les alcanzó y quedaron a sólo un punto de alcanzar el primer lugar.  La gran chance que tenía Zinedine Zidane para demostrar de qué madera estaba hecho era en la Champions League y no defraudó. Revirtiendo una llave ante Wolfsburgo y eliminando a Manchester City, los madridistas avanzaron a la final del torneo y en frente tenían a Atlético de Madrid, el mismo equipo que le propinó al técnico francés su única derrota en la Liga de España. Zizou se cobró revancha de aquella derrota y venció con Real Madrid en tanda de penales para adjudicarse la undécima corona del club y consagrarse como el primer técnico francés en levantar una Orejona. El que fue un plan de emergencia para los merengues terminó funcionando a la perfección y seguramente ahora sólo habrá optimismo de cara a la siguiente temporada, algo que se había perdido con Rafael Benítez al mando.  “Es el club de mi vida. Me ha hecho más grande en todo. Formar parte de este club y haber conseguido todo esto con el Madrid me hace muy feliz. Me alegra formar parte de este gran club desde hace mucho tiempo. Gané como jugador, como segundo y ahora como primero. Estoy muy orgulloso de ser parte de este gran club y de esta gran casa”, dijo un emocionado Zinedine Zidane tras la final. Los cuatro meses de Zizou han sido meteóricos y sigue agigantando su leyenda en el Santiago Bernabéu. GRAF/GP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo