Luis Suárez y su "calentura" ante Venezuela: "Es impotencia por no poder hacer nada"

El delantero uruguayo señaló que le "pegó" a la banca "38 veces" durante el partido con la Vinotinto, al ver que su equipo quedaba eliminado de la Copa América Centenario.

Por

EFE El delantero uruguayo Luis Suárez explicó que su enfado en el último partido de su selección, en el que no pudo participar, vino por la “impotencia” de no poder ayudar al equipo, que quedó eliminado de la Copa América tras perder contra Venezuela. “La calentura viene por la impotencia de no poder hacer nada, sabiendo que no podía jugar y que quería jugar; lo mismo me pasó en el Mundial de 2014”, dijo en una rueda de prensa celebrada en San José (EE.UU) tras la polémica por los golpes que dio al banquillo al final del partido y por su discusión con alguno de los técnicos. Añadió que le “pegó” al banquillo “38 veces” durante el partido por “una calentura” y por impotencia, aunque “solo salió esa (imagen) nada más”. Incluso los compañeros llegaron a advertirle de que tuviera cuidado, “que iba a romperlo”, reconoció. A su juicio, estos días se han dicho “disparates” sobre si podía jugar o no ante Venezuela. Según su versión, si estaba en el banquillo convocado, podría jugar “porque así lo manda el reglamento” a pesar de que, según fuentes de la organización, fue inscrito como jugador lesionado y podía calentar e incluso ser sancionado, pero no saltar al campo. Agradeció al Barcelona la “confianza” por permitirle ir a la Copa América y consideró que lo dejaron porque sabían que no se iba a arriesgar si no estaba bien. “Para jugar hay que estar al cien por cien y no faltar (el respeto) a ninguno de los compañeros”, refirió. Respecto a la eliminación de Uruguay, reconoció que “duele” por ser la Copa América “y porque un uruguayo siempre quiere ganar”. Además, la anterior edición disputada en Chile no acabó como ellos querían y era su oportunidad de “revertir la situación”. GRAF/FLB

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo