Vidal perdió un penal, pero fue por lejos el mejor de la Roja en la final y el torneo

Una labor soberbia del volante del Bayern Munich que brilló con todas las luces y se convirtió en el estandarte de un equipo que hizo historia.

Por

El Gráfico Chile

Arturo Vidal jugó su partido 80 en la selección chilena y lo hizo nada menos que en la final de la Copa América Centenario 2016 ante Argentina, en el Metlife Stadium de Nueva Jersey, en la victoria de la escuadra nacional que le dio el bicampeonato continental.

En los primeros minutos tuvo mucha refriega y se mostró agobiado por la presión argentina. Aún así fue el jugador nacional que más intentó crear juego y fue el hombre más claro con el balón.

Recibió tarjeta amarilla a los 34′ tras un encontrón con Javier Mascherano, pero eso no lo limitó y siguió dando todo en el campo, es más terminó jugando como volante central tras la expulsión de Marcelo Díaz.

En el complemento fue la aduana del equipo, todos los balones pasaban por él y era el gestor de todas las acciones de peligro de la escuadra nacional.

Pero su mejor versión fue deteniendo a Lionel Messi, fue una especie de espía que seguía todos los pasos del crack trasandino. Le quitó balones, lo molestó y le detuvo casi todos sus avances.

Pese a que perdió su penal en la definición desde los 12 pasos, el jugador del Bayern Munich completó una faena perfecta en el partido y sin duda fue el mejor de Chile en el campeonato disputado en Estados Unidos.

GRAF/FLB

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo