Cillessen paga los platos rotos en una noche de espanto de la defensa de Barcelona

El reemplazante de Claudio Bravo en Barcelona tuvo un amargo debut con la camiseta del Barça, en la caída 2-1 como local ante el Alavés por la Liga.

Por

El Gráfico Chile / EFE El arquero holandés Jasper Cillessen comenzó con mal pie su etapa en Barcelona al debutar en la caída 2-1 culé ante el modesto Alavés, en un encuentro en el que el ex jugador del Ajax pagó los platos rotos en una noche de espanto de la zaga azulgrana. El destino le guardó al tulipán una oportunidad el viernes cuando Marc-André ter Stegen, llamado a ser el propietario del arco azulgrana tras el adiós de Claudio Bravo, terminó el entrenamiento con molestias musculares, la segunda dolencia que padece en un mes. Con el germano en el dique seco, Luis Enrique podía elegir entre Cillesen y Jordi Masip. Y finalmente se decidió por el holandés, por el que el Barça pagó 13 millones al Ajax. Regresaba el ’13’ catalán de ser suplente con su selección en el encuentro clasificatorio para el Mundial ante Suecia, algo que no se repitió esta noche en el Camp Nou ante un Alavés que no le exigió en demasía, pero que le marcó dos tantos en cuatro disparos entre los tres palos. El 5-4-1 de Mauricio Pellegrino convirtió el encuentro en un monólogo estéril azulgrana, que se adueñó del balón para encerrar a un disciplinado Alavés, que se abonó a la táctica del cerrojo en lugar de presionar la salida del balón azulgrana. Ello impidió que el público del Camp Nou pudiera evaluar el juego de pies del holandés, quien sí se mostró seguro en la primera ocasión del equipo vitoriano, obra de Ibai Gómez en el minuto 13 que, con un disparo centrado, puso a prueba los nervios del guardameta. Con el Barcelona encerrando sin fútbol al Alavés, Cillessen se convirtió en un espectador más del encuentro hasta que en el minuto 38, el ariete brasileño Deyverson superó la marca de Javier Mascherano y anotó con un suti toque en el área. Tras la reanudación, no tardó el Barcelona en empatar (Mathieu al minuto 46′) y Cillessen empezó a aprender lo que significa ser portero del Barcelona en el 90% de encuentros: aparecer poco y hacerlo con acierto. Solo lo hizo en otro disparo casi involuntario de Ibai tras el tanto de Mathieu. El ex jugador del Athletic Club volvió a ser protagonista en el minuto 65 cuando se aprovechó de un despeje defectuoso de Mascherano y la pasividad de Aleix Vidal para dar ventaja, de nuevo al Alavés, y encender la luces de alerta en el Camp Nou. Cillessen llegó a rozar el disparo con la punta de los dedos, pero su mano no fue lo suficiente tensa para evitar que el balón entrara raso en el vértice izquierdo de la portería. En una alineación marcada por las rotaciones, Luis Enrique dio entrada a Messi, Suárez e Iniesta para intentar culminar una remontada que no llegó y que dejó a Cillessen sin el debut dulce que todo jugador quiere saborear en su estreno de corto en el Camp Nou. Su próxima oportunidad el martes ante el Celtic, siempre y cuando Luis Enrique no apueste por Jordi Masip. GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo