El loco semestre de Alí Manouchehri en Colombia: de contratado por Facebook a capitán de su equipo

El defensa chileno llegó al Boyacá Chicó por un video publicado en la red social, pero luego se ganó el respeto del medio, pese al descenso de su club. Por ello, varios cuadros cafeteros están tras sus pasos.

Por Juan Ignacio Gardella

Por Juan Ignacio Gardella

Gran repercusión causó a mediados del año pasado la llegada de Alí Manouchehri al Boyacá Chicó de Colombia. No por el fichaje en sí, sino por el medio que lo posibilitó: Facebook.

El defensa publicó en su página de esa red social su currículum, con un video adjunto que mostraba su trayectoria. Así fue que el club de Tunja se fijó en él y terminó por contratarlo.

"Mis compañeros encontraron genial la idea y muchos me preguntaron si la empresa que me había ayudado podía hacerles videos a ellos", cuenta el zaguero formado en Coquimbo. "En ese sentido, utilizar las redes de la manera en que lo hice yo, hoy en día te permite mostrarte y que te vea la mayor cantidad de gente posible. Son grandes herramientas", agrega.

Respeto real, no virtual

Pese a que su iniciativa fue celebrada, obviamente al principio surgieron dudas respecto a su real nivel. "Se generó un impacto en el público, porque a lo mejor podría haber sido un ‘paquete’ que llegaba a Colombia", recuerda el defensor, con pasado también en el Levante B de España.

Sin embargo, gracias a su rendimiento, logró ganarse el respeto del medio cafetero, incluso adueñándose de la jineta de capitán de su equipo. No obstante, no todo fue positivo, pues su club descendió a la segunda división.

"Me deja bastante conforme la temporada que tuve, más allá del resultado colectivo", comenta el nacido en Viena, Austria. "Lamentablemente, el sistema de campeonato tiene un acumulativo de tres años y en seis meses era muy complicado poder revertir la situación, pero mi fútbol fue aprobado por mucha gente", complementa.

Un futuro con sabor a café

En diciembre llegó a un acuerdo para finalizar su vínculo con El Equipo Ajedrezado -apodo derivado de su camiseta a cuadros-. Por ello, está en busca de nuevos horizontes, con el pase en su poder, tras hacerse un nombre en el país del café.

"Me pude mostrar en un mercado como el colombiano, que día a día nos demuestra a nivel internacional la importancia que tiene", destaca el futbolista de 30 años. Por estos días se encuentra de vacaciones en Coquimbo, a la espera de definir su futuro.

Ofertas no le han faltado en la nación cafetera, donde varios clubes han manifestado interés por tenerlo en sus filas, entre ellos, América de Cali, Deportes Tolima, Patriotas Boyacá, Deportivo Pasto y Tigres FC. Ya no necesita estar online en Facebook.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo