De recolector de basura a presidente de la AFA: El perfil de "Chiqui" Tapia

El nuevo mandamás del fútbol trasandino fue recolector de basura, tuvo una breve carrera como futbolista y fue líder sindical antes de llegar a la AFA

Por El Gráfico Chile

Claudio "Chiqui" Tapia asumió como nuevo presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y su vida parece digna de una película: fue recolector de basura, tuvo una fugaz carrera como futbolista y fue líder sindical antes de convertirse en el mandamás del balompié trasandino.

Tapia, de 49 años, compaginó su breve período como futbolista, principalmente en el Barracas Central de la Tercera División, que ahora preside, con su trabajo como recolector de basura.

Chiqui asumió como presidente de Barracas Central en 2001 y tuvo una gestión exitosa en el club cuyo estadio, con capacidad para unas 4.500 personas, ahora lleva su nombre. Actualmente, también es vicepresidente de la Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse), empresa encargada de la gestión de residuos sólidos de Buenos Aires y de gran parte de la provincia de Buenos Aires.

Impulsado principalmente por el apoyo de la mayoría de los directivos de los clubes de las categorías inferiores fue escalando posiciones en la AFA hasta convertirse, en 2015, en vicepresidente segundo del entonces presidente interino Luis Segura.

En 2016, luego de que la FIFA y la Conmebol crearan una comisión reguladora para normalizar la AFA, su figura fue ganando poder, especialmente entre los directivos que no estaban de acuerdo con el accionar de ese ente.

En los últimos meses logró el rotundo apoyo del resto sus colegas, razón por la cual fue el único candidato (obtuvo 40 de 43 votos).

Tapia, está casado con Paola Moyano, hija de Hugo Moyano uno de los sindicalistas más poderosos de Argentina y también actual presidente de Independiente. Ahora, con la llegada de Tapia a la AFA, su suegro será el segundo vicepresidente del organismo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo